Estrella Damm

Estrella Damm es una cerveza tipo lager elaborada con malta de cebada, arroz y lúpulo, siguiendo la receta original desde su fundación, en 1876. Cuenta con un grado de alcohol de 5,4 por ciento y se aconseja consumirla entre 5º y 7 °C. Esta cerveza, elaborada cien por ciento con ingredientes naturales, en el tercer mes del año de 2015 fue distinguida como “la mejor cerveza de España del año” al conseguir el “Spain Brewery Awards”, concedido por el jurado de la New York International Beer Competition. Leer Más

Si bien el mercado primordial de Estrella Damm es el arco mediterráneo de España (Cataluña, Baleares y Comunidad Valenciana), se distribuye en más de setenta países de todo el planeta, siendo USA y el R. Unido los 2 primordiales.
Estrella Damm es la primordial marca de Damm, compañía de bebidas y nutrición fundada en Barna en mil ochocientos setenta y seis por el alsaciano August Kuentzmann Damm.

Preparación

Estrella Damm
 se realiza desde la receta original
 de mil ochocientos setenta y seis, resultado de la combinación de malta de cebada, arroz, y lúpulo, con la utilización de ingredientes cien por ciento naturales. Además de esto, estos ingredientes son recogidos y tratados por labradores y cooperativas locales, a fin de conservar su máxima calidad.
La cebada es elegida y sometida a un proceso de germinación y torrado conocido como “malteado”. En contraste a muchas cerveceras, Damm tiene su maltería, situada en Bell Lloch, Lérida, a fin de tener un mayor control del proceso.
La diastasa es otro de los ingredientes más esenciales en la preparación de la cerveza. Estrella Damm hace décadas que utiliza exactamente la misma cepa. Si esta se perdiese o bien se dañara, el sabor de la cerveza cambiaría, y es por ese motivo que la marca tiene 3 reservas de esta diastasa guardadas bajo la máxima seguridad: en Barna, Valencia y Londres.
Para aromatizar y administrar a la bebida ese amargor propio, se le agrega lúpulo, una planta trepadora que, una vez hervida, se hace cargo de darle a la cerveza su amargor propio, y asimismo sus aromas.
Más tarde, Estrella Damm sostiene la cerveza a lo largo de 3 semanas en los tanques de almacenamiento a fin de que fermente y madure hasta lograr el punto de sabor deseado; un periodo superior al de la mayor parte cerveceras, que acostumbran a destinar un par de semanas al proceso, a fin de abaratarlo.
La última fase del proceso es ya el envasado. Para esto emplea tecnologías que eviten la oxidación 
y la polución microbiológica.
El proceso de preparación de Estrella Damm dura más o menos 4 semanas.

Historia

Estrella Damm fue fundada en Barna, mil ochocientos setenta y seis, por 2 alsacianos que recalaron en la urbe condal huyendo de la guerra austro-húngara: August Kuentzmann Damm y su esposa Melaine.
Crearon la Sociedad Anónima Damm y abrieron una cervecería donde fabricaron su cerveza: una lager más ligera que las centroeuropeas, amoldada al tiempo y gustos del Mediterráneo, dándola a conocer como “la cerveza lager mediterránea”. La comercializaron como “Strasburger Bier”, si bien el símbolo, una estrella roja de 5 puntas, sería lo que la popularizó, hasta el punto que la gente se refería a ella como “la de la estrella” o bien “la estrella”.
En mil novecientos cinco, tras el desarrollo de la producción, inauguraron la factoría de la calle del Rosellón, en pleno Ensanche de Barna. La factoría sería famosa como «La Bohemia» como tributo a esa zona cervecera de Centro Europa.
En mil novecientos siete, la cerveza recibió ya el reconocimiento internacional en las ferias de la ciudad de Roma, Londres, Amberes, París y Génova.
En mil novecientos veintiuno se generó el primer cambio de nombre. La estrella pasa de ser el símbolo al nombre de la cerveza, que pasó a llamarse “Estrella Dorada”.
En mil novecientos veintinueve, “Estrella Dorada” participó en la Exposición Universal de Barna. En aquella temporada, toda la distribución se hacía con carros tirados de caballos.
En mil novecientos treinta y nueve, frente al triunfo franquista en la Guerra Civil, desapareció la estrella roja de los envases, pasando a ser de color dorado. La propia cerveza pasó a llamarse “Estrella Dorada”.
En mil novecientos noventa y uno la cerveza dejó de llamarse “Estrella Dorada” para ser “Estrella Damm”. A nivel de identidad corporativa, si bien sostuvo el dorado para la estrella de 5 puntas, recobró el colorado de la estrella original para transformarlo en el color corporativo de la marca.
Desde ese momento, la marca no ha dejado de medrar y expandirse por todo el planeta, si bien siempre y en toda circunstancia posicionada como “la cerveza del Mediterráneo”, por medio de sus campañas publicitarias y el patrocinio de todo género de sucesos, en especial culturales y deportivos.

Publicidad

Estrella Damm trabaja para distinguirse como “la cerveza mediterránea”, resaltando el pedigrí de su tradición histórica y su preparación con cien por ciento ingredientes naturales. Para esto, ha protagonizado esenciales campañas publicitarias desde hace décadas, siempre y en todo momento centradas en estos mensajes.
En mil novecientos setenta hizo la primera campaña de TV con un spot que se emitió en la primera cadena de TV De España. Su presencia en los medios, singularmente en prensa y TV, fue prodigándose más conforme medraba su distribución no solo en toda la península ibérica si no en el extranjero.
En el dos mil nueve Estrella Damm dio un cambio a su estrategia promocional. Concentró la mayoría de su inversión promocional en la campaña de verano, para la que no inventó un spot tradicional, sino más bien una estrategia global de marketing de contenidos, usando todos y cada uno de los medios, incluyendo las redes sociales. Para esto, en lugar de generar el tradicional spot televisivo de veinte segundos, inventó un spot en formato videoclip, que tenía la duración de la canción elegida. La idea era transformar a la canción del spot, una pieza que transmitiese los valores mediterráneos (amistad, alegría, diversión, el amor y la naturalidad) en la canción del verano. Este formato de anuncio-videoclip se ha mantenido hasta dos mil catorce.
El espot del dos mil once fue dirigido por Isabel Coixet, y rodado en el restorán El Bulli, entonces considerado el mejor de todo el mundo, y protagonizado por Ferran Adrià.
En dos mil quince, dio un giro inopinado en su spot transformándolo en un corto, titulado “Vale”, de diez minutos de duración, dirigido por el oscarizado Alejandro Amenábar y protagonizado por Dakota Johnson, Natalia Tena y Quim Gutiérrez. En los 5 primeros días la versión en español ya había superado el millón de visualizaciones en Youtube, transformándose en un fenómeno viral en las redes sociales.
En dos mil dieciseis, aparecen secuencias rodadas en la isla de Mallorca por los actores Laia Costa, Jean Reno y John le Carré. La dirección del corto (Las pequeñas cosas) viene de la mano de Alberto Rodríguez (La isla mínima, dos mil catorce).