Estrella Galicia

La Cervecería de 4 Caminos, en A Coruña, representa perfectamente los comienzos de este proyecto. Ubicada en exactamente el mismo sitio donde se creó la primera factoría de cerveza de Estrella Galicia, es un punto de visita obligada en la urbe que ha visto pasar a múltiples generaciones de coruñeses. Los orígenes de Estrella de Galicia se remontan a 1906, data en la que José María Rivera Corral funda la primera factoría de cerveza y hielo, tras su regreso de la emigración en México. A Coruña fue la urbe escogida para ciertas inversiones empresariales entre aquéllas que se hallaba la fabricación de cerveza. Leer Más

La Estrella de Galicia recordaba su negocio en la urbe de Veracruz y apostaba por un producto, en aquellos tiempos, de consumo muy reducido, mas que años después empezó a ser parte de los hábitos de todos y cada uno de los españoles.
En los años veinte se empezó el proceso de mecanización de la primera factoría de la mano de D. Ramón Rivera hijo del creador, que tras sus estudios de ciencias comerciales en Hamburgo fue uno de los primeros españoles en conseguir la diplomatura de Profesor Cervecero. Para esto, la factoría adquirió una sala de cocimientos, tinas de fermentación y tanques metálicos para guardar la cerveza. Estos cambios dejan atender satisfactoriamente los incrementos de demanda consecuencia de un proceso ininterrumpido de paulatina aceptación popular.
Tras el parón general producido por las guerras Civil y Mundial entre mil novecientos treinta y seis y mil novecientos cincuenta se empieza un profundo proceso de rehabilitación, automatizando la mayoría de los procesos de producción, desde la preparación al embotellado, lo que supone el adiós terminante a los métodos artesanales en la busca de un producto estable de peculiaridades propias.
Estrella Galicia prosigue en los años sesenta con su línea ascendiente, la producción alcanza los diez millones de litros y se hace patente la necesidad de edificar una factoría de mayor capacidad.
La tercera generación de la familia Rivera decidió acometer la construcción de una nueva factoría, sosteniendo el sitio de las viejas calderas de fermentación del mosto en 4 Caminos (A Coruña). La nueva factoría se trasladaría al polígono industrial de A Grela, en exactamente la misma urbe herculina, y estaría dotada de los últimos avances del ámbito. En su sitio, el de origen del ánima del negocio familiar se decidió hacer la construcción de la cervecería, en nuestros días simbólica
En los años noventa, la cuarta generación de la familia Rivera toma las bridas y empieza un proceso irrefrenable de diversificación en productos y servicios, como de expansión al mercado nacional y también internacional que llega hasta nuestros días. Con el propósito de conocer mejor las necesidades de sus clientes del servicio y dar a conocer sus productos, la compañía da los primeros pasos en el negocio de la hostelería alén de la Cervecería de 4 Caminos. La apertura de nuevas cervecerías en Vigo y la capital española, en La Moraleja y Pozuelo de Alarcón, supone un nuevo avance acompañando al proceso de expansión de la compañía y sus marcas, actuando como embajadas de la calidad de sus productos.