Newcastle

La Newcastle Brown Ale empezó a realizarse allí por mil novecientos veintisiete, cuando en el noreste de Inglaterra, en los condados de Yorshire y Dirham, comenzaron a crearse cervezas más claras que las porters tradicionales. Su preparación corría al cargo de la cervecería Tyne Brewere, fundada en mil ochocientos noventa en Newcastle-upon-Tyne. Leer Más

Pronto se popularizó entre los habitantes de la zona, y cuando en mil novecientos treinta y siete comenzó a comercializarse en latas y botellas, con la estrella azul que tanto la caracteriza, se transformó en la cerveza embotellada más vendida de Inglaterra. En los años setenta, con el eslogan que todavía reza en la botella, “The one and only”, llegó a ser la cerveza inglesa embotellada más vendida de todo el planeta.
Actualmente se vende en más de cuarenta países y es una de las diez cervezas más vendidas en su país, y la Brown Ale más popular, si bien ha perdido algo de su identidad por el camino. Ahora forma una parte del conjunto Heineken y su factoría se ha trasladado a Tadcaster, en North Yorkshire.

Diseño y aspecto

El diseño de la botella de Newcastle Brown Ale es verdaderamente bonito. Creo que es la única botella de cerveza transparente que he visto jamás. La botella transparente deja ver el hermoso color de la cerveza: cobre obscuro, con reflejos rubíes. Además de esto, la etiqueta tiene un aire retro, y en conjunto me recuerda a las viejas botellas de gaseosa.
Otro aspecto interesante de esta cerveza, y de las ales por norma general, es su espuma, rebosante, espesa y de un color blanco roto. Es indispensable servirla bien a fin de que se quede una buena cantidad de espuma, lo que los británicos llaman “head”, o bien te la van a tirar a la cabeza.