Baileys

¿Quién no ha probado un Baileys? Este es un fantástico licor irlandés muy popular en el planeta por su deliciosa combinación de crema de leche, cocoa y whisky irlandés, cuya fórmula precisa deja tomarla solo con hielo o bien en exquisitas mezclas con otros ingredientes. Leer Más

Es el licor preferido de las asambleas de fin de semana de chicos y chicas pues deja degustar el licor y pasar un instante alegre sin precisar emborracharse o bien perder el control, de esta forma para la preparación de exquisitos cafés de invierno como el Irish coffee.

Historia

Muchos de nosotros pensábamos que procedía de una vieja receta irlandesa, mas no. Esta crema de licor nació en Irlanda en mil novecientos setenta, en un instante en que el mercado internacional demandaba algo nuevo y más activo.
La idea tomó ciertos años a Gilbeys, autor del producto, pues su idea era introducir al mercado un producto nuevo que combinaba crema de leche, azúcar, cocoa y whisky en un producto.
Después de 4 años de investigaciones y procesos, fue presentado oficialmente en mil novecientos setenta y cuatro, la primera crema irlandesa del mercado, que logró la mezcla perfecta entre el sabor inconfundible de la crema de leche y el whiskey irlandés.
A solo 5 años de su lanzamiento, consiguieron el éxito internacional, vendiendo un diez por ciento más de lo que habían planeado.
Como dato curioso, el nombre Baileys y la firma en la botella son solo ficción, puesto que precisaban algo inspirador y tradicional al unísono, y no tuvieron mejor idea que tomar el nombre del Hotel Bailey’s de la ciudad de Londres.
En la actualidad, el producto es elaborado en Newtownabbey y contiene diecisiete por ciento de alcohol por volumen; la compañía Diageo es dueña de la marca.

Vida útil

Es el único licor de crema que garantiza sin conservantes exactamente el mismo sabor a lo largo de dos años desde la data de fabricación; y en condiciones normales de almacenaje, hasta treinta meses.
Esté abierto o bien sin abrir la botella, guardado en el refrigerador o bien no, debe sostenerse lejos de la luz solar directa en un rango de temperatura de 0-veinticinco grados centígrados.
Esto tiene mucho que ver con su proceso de preparación, el que sostiene altos niveles de calidad acreditados y reconocidos a nivel del mundo, que llevan a sostener la mezcla con solo la base del whisky como conservante natural.