Panizo

Destilerías Panizo es una compañía familiar con una larga tradición en el campo de bebidas alcohólicas (licores y orujos). El negocio brota en 1938. En aquellos años se destilaba en un pequeño alambique de cobre el tradicional aguardiente de orujo que se comercializaba en la región del Tera. En los años ochenta, la tercera generación de la familia Panizo, Jerónimo, María Jesús y Ana María, toma las bridas de la compañía. Leer Más

Ellos se hacen cargo de industrializar la producción sin perder el destilado tradicional, apuestan por nuevos productos y consiguen abrirse un justo hueco en el mercado nacional de licores de orujo. Su enseña es la innovación y la apuesta por nuevos productos, siempre y en toda circunstancia de la máxima calidad. En verdad, la compañía ha logrado la Certificación IFS en instalaciones, procesos y productos.
Las frascas de cristal que guardan sus orujos tienen un diseño exclusivo y un novedoso vertedor patentado por la destilería. El día de hoy la compañía comercializa sus derivados de orujo en toda España y en los mercados internacionales más exigentes.
En el mes de noviembre, con la vendimia recién acabada, empieza una de las temporadas de mayor actividad: la instilación. La destilería adquiere los bagazos de uva frescos y fermentados a treinta bodegas de las Denominaciones de Origen Toro, Ribera, Rueda y la mención de Calidad Vino de los Vales de Benavente. Su veloz recogida y su cauteloso transporte es esencial para eludir su deterioro. Esa es la materia prima que Panizo sublima en sus tradicionales calderas de cobre para extraer el aguardiente que servirá de base de sus licores de orujo Panizo.
El destilado se genera a través de arrastre de vapor a baja presión. Cada caldera genera veinte litros de aguardiente de unos sesenta grados de alcohol. Solo el corazón o bien los centros de cada destilado van a pasar a ser la base de las diferentes variedades de Orujo Panizo. Los controles de calidad son permanentes a lo largo de todo el proceso.