El Gaitero

El Gaitero nace en una de las bodegas centenarias asturianas con más tradición, en la que el visitante puede efectuar un recorrido único para adentrarse en los secretos del sabor de Asturias, la sidra. Leer Más

Desde el canigú –zona de entrada de la manzana para su clasificación anterior y lavado- y la Sala de Prensas –donde se desmenuza la manzana y se extraen sus primeros jugos-, hasta el tren de embotellado y embalaje –automatizado con tecnología de vanguardia-, la historia y las emociones se palpan en todos los espacios de La Espuncia. Y el corazón de Val Ballina y Fernández late en sus 5 bodegas: la Central, la de las Provincias, la de los Países Americanos, la de los depósitos de metal y la de los nuevos depósitos de acero inoxidable.

Las instalaciones de El Gaitero en La Espuncia se extienden a lo largo y ancho de más de cuarenta metros cuadrados, situados estratégicamente al lado de la ría de Villaviciosa. Allá, sus bodegas centenarias, declaradas uno de los elementos más representativos del Patrimonio Histórico Industrial de Asturias, conviven con tecnología renovadora de nueva generación.
La Bodega Central fue la primera en construirse hace más de ciento veinte años y cuenta con unos doscientos toneles repartidos en 3 pisos, con diferentes capacidades: noventa, veinte, diez y cinco mil litros. Las Bodegas de las Provincias y de los Países Americanos, asimismo con más de un siglo de historia, se edificaron como homenaje a los primordiales importadores de sidra El Gaitero, tanto en España como en América, y se efectuó la inscripción de sus nombres y escudos en todos y cada uno de los toneles, con capacidad para sesenta y setenta litros de sidra.

Estas 3 bodegas tienen menos empleo hoy día, usándose para los procesos de I+D+i o bien para almacenamiento. En la de metal es donde la mayor parte de la sidra fermenta, son prácticamente un cetenar de depósitos de acero al carbono envueltos de resina alimenticia, con capacidad individual de cincuenta y seis litros. Asimismo en esta bodega la sidra pasa por un último proceso de filtración, con filtros tangenaciales de nueva generación.

La nueva bodega, la de depósitos de inoxidable, es la que acoge las sidras de Denominación de Origen SIDRA DE ASTURIAS. Hay depósitos de fermentación con control de temperatura y presurizados para las segundas fermentaciones.

En estas 3 bodegas, la sidra fermenta, para ir a parar a un último sitio ya antes de embotellarse: la nueva bodega con prácticamente cien depósitos de acero al carbono, con capacidad individual de cincuenta y seis litros. Es en ella donde la sidra pasa por un último proceso de filtración, con filtros tangenciales de nueva generación.

Además de esto, La Espuncia acoge en sus cuarenta metros cuadrados los guardes, laboratorio, zona de preparación de dulces, las nuevas oficinas de la compañía, la construcción de la Compilación Permanente de El Gaitero y una sala de cata en la que los miles y miles de visitantes que se aproximan de año en año a la bodega saborean las mejores sidras de El Gaitero.