Caldirola

Caldirola es una vieja bodega fundada a fines del mil ochocientos por Fernando Caldirola en el norte de Italia, actualmente se trata de un enorme conjunto vinícola. En 1897 Caldirola era una simple osteria en Contra, una pequeña aldea en el ayuntamiento de Missaglia donde el día de hoy se halla la presente sede de Casa Vinicola Caldirola. Leer Más

Fue acá donde nació la historia de Ferdinando Caldirola, que uniría 3 generaciones de su familia a las mesas de la población italiana. A lo largo de la década de mil novecientos cuarenta, Ferdinando, así como su hijo Gaetano, convirtieron la osteria, entonces punto de encuentro popular de los lugareños, en un punto de venta más estructurado. Aun se diversificó en la venta de carnes curadas, un negocio que requeriría la participación de todos y cada uno de los miembros de la familia. Al comienzo, el negocio era pequeño. No obstante, poquito a poco el comercio de vinos empezó a ser más significativo, para establecerse por último como la primordial actividad comercial de una compañía que había empezado a vender vino hace cincuenta años.

En los años sesenta el vino es un producto muy querido que aliente a la relajación y calienta la atmosfera en la mesa. A lo largo de la década de mil novecientos sesenta, Gaetano Caldirola explora los mejores viñedos de la zona de Piamonte: barbera, nebbiolo y moscato como punto de inicio. Entonces contrata a más 7 personas para asistirlo a embotellar los vinos. En ese instante, el aparato empleado era manual y solo había un solo camión que transportó el vino de la estación de ferrocarril a Missaglia. La pequeña empresa tuvo éxito y la osteria de la zona apreció el diseño de las botellas en las que se guardaba y vendía el vino. Las botellas todavía no presentaban etiquetas, sencillamente tapas de botellas de diferentes colores para distinguir los diferentes viñedos. El vaso fue grabado en relieve con las palabras “Caldirola vinos”. Las botellas más pequeñas, esas que mantienen una cuarta parte de litro, atrajeron una nueva clase de comensales del cliente del servicio y del personal empiezan a ofrecerlos como opción de la bebida. A lo largo de la década siguiente, los próximos nombres ganan importancia: Innocenti, Alfa, Bianchi, Falk, Pirelli, Vismara …
A lo largo de los años setenta, las plantas embotelladoras se vuelven poco a poco más tecnológicas hasta el momento en que se vuelven absolutamente automatizadas. La bodega Gattinara en la provincia de Vercelli se transforma en una parte de la infraestructura de producción permanente de Caldirola donde los vinos se someten a un proceso de fermentación natural. Caldirola escoge la zona de Lombardía como el sitio más conveniente para la comercialización de sus vinos, una zona que no solo ofrece la posibilidad de nuevos mercados, sino más bien asimismo la disponibilidad de servicios que se requieren en los aledaños inmediatos. Las nuevas ocasiones al por menor aumentan de forma rápida y están ya listas para ser aprovechadas. Scale Retail es el nuevo objetivo y Nando Caldirola está ya listo para tomar este camino. El sello “La Cacciatora” se transforma en el protagonista de las campañas promocionales que se transforman en un medio frecuente de comunicación de temas esenciales. La alta calidad del vino se asocia con un costo razonable y el surtido se vuelve más vasto; Desde el Piamonte hasta Toscana, desde Sicilia hasta Abruzzo. El comercio minorista a gran escala se transforma en una buena disculpa para efectuar cambios significativos en los procesos de producción. La compañía introduce la campaña “pierde el vacío” y incita a los usuarios a reciclar sus botellas de vidrio. De este modo, aumenta la conciencia ambiental de la compañía, desempeñando un papel cada vez más esencial a lo largo del tiempo.
Con la consolidación de las ventas en el mercado italiano, la compañía empieza a buscar más lejos para las ocasiones de ventas. Los primeros pasos de Caldirola fuera de Italia empiezan con Alemania, entonces con Bélgica, Luxemburgo y por último con Moscú. Es a lo largo de este periodo que nace el “Dama” de 5 litros, con un cuello creado personalmente por Nando Caldirola. El “Dama” entra en los libros de historia de los envases de vino y si bien es un formato de contenedor que se transforma en la regla para el consumidor italiano, en el extranjero se transforma en la marca de la compañía. La ex- Unión Soviética se transforma en un popular destino de viajes de negocios y Gorbachev festeja su viaje a Italia con una copa de Prosecco Caldirola, al tiempo que la compañía asimismo empieza su participación de patrocinio en el planeta del deporte. La botella producida singularmente para la copa del planeta en mil novecientos noventa entra en los hogares italianos y vencedores de ciclismo cruzan las calles de Europa con el logo de Caldirola en sus camisas.
En este nuevo siglo, la compañía emprendedora adquiere el éxito que merece – como líder italiano de los grandes canales minoristas modernos en el ámbito del vidrio. No obstante, los primeros 5 años del milenio son un periodo de gran transición en la administración familiar de la compañía.