Montepalacio

Bodegas Montepalacio es una bodega centenaria situada en el corazón de la Rioja Alavesa que, desde su creación en mil ochocientos noventa y cuatro, ha contribuido a la revolución de los vinos de Rioja, formando parte aparte del distinguido conjunto de Bodegas Históricas de esta D.O Ca. Leer Más

A los pies de Laguardia, entre la Sierra de Cantabria y el curso sinuoso del Ebro, Bodegas Montepalacio sostiene vivo el espíritu activo de sus orígenes, cuando en 1894 Cosme Palacio toma las bridas de la bodega familiar y funda una emocionante aventura entre viñedos.
La bodega se ha caracterizado por integrar siempre y en toda circunstancia tradición y también innovación. Una bodega que cambia por siempre la historia del vino. Un punto de inflexión en el corazón de Rioja Alavesa.
Con resoluciones vanguardistas como la selección pormenorizada de uva, la preparación separadamente de cada viñedo, el envejecimiento en las mejores barricas de roble francés y el largo tiempo de maceración, sus vinos son un singular ejemplo de armonía, equilibrio y expresividad.
La trayectoria de Roberto Rodríguez, Responsable técnico de Bodegas Palacio desde mil novecientos ochenta y cuatro, viene marcada por la tradición. Roberto medró entre viñedos, haciendo de este planeta una pasión que ha marcado su vida. Y es que aún recuerda ser un pequeño y ver a la figura de su abuelo preparando las labores de la vendimia y realizando los vinos, como la de su padre, tonelero de Bodegas Palacio. Su objetivo principal desde ese momento es expresar las virtudes de nuestra tierra siendo fieles al carácter renovador del creador.
Tras múltiples años de trabajo introduciendo avances en tecnología en la bodega destinados a prosperar el proceso de preparación, Bodegas Palacio ha puesto al día sus instalaciones ofertando nuevamente una experiencia única al visitante.

Historia

Todo comenzó con un negociante bilbaíno que, llevado por sus negocios, recaló en la Rioja Alavesa: Don Cosme Palacio y Bermejillo. La bodega se crea bajo una filosofía de distinción, con una identidad propia que los distanció de la uniformidad dominante en la zona. Cosme Palacio estableció de esta forma las bases de lo que serían los primeros vinos de autor en La Rioja. La primera transacción documentada de la bodega está fechada en mil ochocientos noventa y cuatro. Con la entrada del parisino Joan Gervé, se traslada la filosofía francesa en la preparación de vinos a la bodega. De su mano entra a cooperar con la bodega el reputado enólogo Michel Rolland, quien aconsejó a la bodega a lo largo de diez años, en la que fuera su primera consultoría en España. Esta provechosa cooperación dio sitio a una reinterpretación del vino de Bodegas Palacio, afianzando un estilo diferenciador basado en la intensidad frutal y crianzas en roble francés nuevo para sus vinos.
En la actualidad, Bodegas Palacio pertenece al Conjunto Bodegas Palacio 1894, del que asimismo forman parte Bodegas y Viñedos Viña Mayor, Finca Caserío de Dueñas y Finca Anzil, si bien cada una de ellas conserva su identidad y su distinción sobre el resto.
Terroir
Protegidas por la roca impresionante de la sierra, sus cepas de Tempranillo y Viura hallan las condiciones ideales. Altitud elevada, suelos arcillo-calcáreos, orientación sur, climatología única con influencias mediterráneas y atlánticas. Un enorme potencial de finura, cuidado con extrema dedicación.
La bodega tiene cinco hectáreas de viñedo en propiedad y controla otras trescientos hectáreas de viñedo, todas y cada una de la pluralidad Tempranillo. La mayor parte de los viñedos en la Rioja Alavesa son de minifundios, con viñedos que en ciertos casos no superan las 0,5 hectáreas. En Bodegas Palacio no comprenden la enología sin la relación directa con la agricultura, por esta razón, controlan de manera directa la calidad de cada uno de ellos de los viñedos con los que tienen pacto y vinifican por parcelas. Ciertas de estas parcelas son de viñedos viejos en terrenos arcillo-calcáreos.