Gran Feudo

Gran Feudo es una bodega y una marca de vinos elaborada desde mil novecientos setenta y cinco por el Conjunto Chivite, que desde sus comienzos es un sello de calidad de referencia en Navarra, y desde allá ha ido ampliando sus horizontes cara otras denominaciones de origen. Leer Más

Desde ese momento la familia ha continuado actualizando la bodega con la tecnología más avanzada para la producción de unos vinos que agregue tras agregue cosechan premios y reconocimientos por su espléndida relación calidad precio. A lo largo de once generaciones, la casa Chivite ha crecido, se ha amoldado a las nuevas demandas del mercado y del consumidor, y ha creado una marca que el día de hoy es homónimo de madurez, elegancia y saber hacer.

Lo que el día de hoy se conoce como Conjunto Chivite es la historia de la familia Chivite. Una historia que se remonta a mil seiscientos cuarenta y siete, en una primitiva bodega familiar en la Calle Caballeros, en el centro de Cintruénigo, como grandes negociantes de vinos al peso. Desde ese momento hasta el día de hoy, las once generaciones de la familia Chivite han protegido un estilo de vida vinculado a la tierra, al viñedo y al vino. En mil ochocientos sesenta comenzó sus primeras exportaciones a Francia, mas no fue hasta mil ochocientos setenta y dos cuando Claudio Chivite Francés empieza la construcción de la bodega La Cascajera, en el emplazamiento actual, abandonando la bodega familiar de la calle Caballeros. Este fue el germen de lo que el día de hoy es Bodegas Gran Feudo, cuya primera cosecha de Gran Feudo se lanzó al mercado en mil novecientos setenta y cinco. En mil novecientos cuarenta y ocho renovó la bodega familiar y en la década de los ochenta del pasado siglo empezó su fuerte expansión. Adquirió las hectáreas del presente Señorío de Arínzano, una bodega en Tierra Estella (Navarra) desarrollada y construida por el arquitecto técnico Rafael Moneo. A fines de los noventa adquirió la firma riojana Viña Salceda, con la que hizo su primera incursión en Rioja. En dos mil uno comienza la expansión geográfica cara Ribera del Duero, donde adquiere cincuenta hectáreas en La Horra, en la Ribera del Duero, con un viñedo que se plantó por vez primera en mil novecientos noventa y nueve, y donde su cultivan las variedades Tempranillo, Cabernet Sauvigon y Merlot.​ En dos mil nueve prosiguió con su periodo de expansión y se extendió a la denominación de origen Rueda con el lanzamiento de su marca Baluarte Verdejo. No obstante, en dos mil doce, tras vender su bodega de vinos de pago, Propiedad de Arínzano, al conjunto ruso SPI, con sede en Luxemburgo, el Conjunto Chivite se remodela en 3 empresas: Viña Salceda, en la localidad alavesa de Elciego, en Rioja; Gran Feudo en Navarra, y la casa madre J. Chivite Family Estates que realiza los vinos de las gamas Chivite Compilación ciento veinticinco y Chivite Finca de Villatuerta, aparte de proseguir distribuyendo en este país el champagne Taittinger. Una parte de esta reorganización empresarial es el reciente nombramiento de Diego Talavera como Directivo General del Conjunto, que se incorporó a principios de dos mil dieciseis. Talavera ha desarrollado su actividad profesional en el ámbito del vino, centrándose en las áreas comerciales y de administración. Formado en Administración de Empresas en BMS (Montpellier y San José, Estados Unidos) comenzó su carrera en Bodegas y Bebidas como Área Mánager para Escandinavia, Benelux, Suiza, Estados Unidos y África. En el año dos mil uno se incorpora al área de internacional de Bodegas Torres donde administra su canal duty free a nivel del mundo y es quien se encarga de exportación. En dos mil siete pasa a ser parte del equipo de Bodegas Murviedro, primero como Directivo Comercial y de Marketing y, más tarde, como Directivo General.

La bodega

En mil novecientos cincuenta y cinco Julián Chivite Marco, que había tomado las bridas de la bodega en mil novecientos treinta, comenzó la preparación de vinos embotellados y asentó las bases técnicas de la moderna enología que rige el día de hoy el negocio familiar, donde no falta el acero inoxidable, el control de temperatura, y un increíble parque de trece barricas de roble francés y americano. Asimismo en Gran Feudo están comprometidos con el medioambiente, con lo que desde el año dos mil ocho renovaron sus botellas reduciendo de esta manera el consumo de vidrio. Esto ha tolerado asimismo reducir drásticamente el consumo de energía, agua y la emisión de gases contaminantes a la atmosfera, aparte de que suministro eléctrico es de origen cien por ciento renovable.

Los vinos Gran Feudo

Gran Feudo realiza bajo la DO Navarra una gama tradicional de vinos, aparte de 3 vinos representativos de Rioja, Ribera del Duero y Rueda. Asimismo realiza la gama Gran Feudo Edición desarrollada en exclusiva para HORECA España. Ahora te mostramos los vinos de Gran Feudo:

Gran Feudo – DO Navarra

Los viñedos de los que proceden las uvas, de las cálidas arcillas de Cintruénigo y Corella, generan las variedades Tempranillo, Garnacha, Cabernet Sauvignon, Merlot, Chardonnay y Moscatel de grano menudo, con unas plantas de treinta años de media de edad.

Gran Feudo Chardonnay es un varietal de Chardonnay procedente los viñedos propios de Marcilla, y elaborado en calidad de joven. En nariz es intenso, fresco y varietal, donde prevalecen aromas de cítricos y frutas blancas. Entrada fresca, acidez equilibrada, destacando las notas frutales, largo, fresco y final persistente.

Gran Feudo Rosado se realiza mayoritariamente con Garnacha. Es un vino de atrayente color fresa, intenso, vivo y refulgente, con aroma y muy afrutado, de fresa, frambuesa, limpio y expresivo. En boca es fresco y afrutado, con volumen, bien equilibrado, largo y con regusto a fresa.

Gran Feudo Roble se realiza con Tempranillo y continúa por lo menos 3 meses en barricas de roble americano. Ofrece un aroma intenso, limpio y muy afrutado, aromas de frutas rojas y regaliz. En boca es muy fresco, con acidez equilibrada, y un agradable y largo final muy afrutado.

Gran Feudo Crianza se realiza desde Tempranillo, Garnacha, Cabernet Sauvignon y Merlot y recibe una crianza de sl menos doce meses en barricas de roble americano. Aroma de buenísima intensidad con tonos de frutas negras y buena madera de crianza bien ensamblada. Entrada suave y limpia, con un paso de boca extenso, bien estructurado y equilibrado, con taninos bien integrados, y un final agradable y largo.

Gran Feudo Reserva se realiza con Tempranillo, Cabernet Sauvignon y Merlot, de los viñedos propios de Marcilla y Aberin, y recibe una crianza de dieciocho meses en barricas de roble francés y americano. Aroma intenso y fino, con notas de fruta negra con toques condimentados y torrados de roble fino. Entrada sabrosa y potente, con un paso muy elegante, redondo y estructurado, y un final agradable y persistente.

Gran Feudo Viñas Viejas Reserva se consigue de Tempranillo y Garnacha de viñedos viejísimos, vendimiadas y elegidas a mano, provenientes de los viñedos propios viñedos “Hoya de Lobos”, plantada en 1954; “Clavijas”, plantada en mil novecientos cuarenta y “El Paso”, plantada en mil novecientos sesenta, ubicadas en Cintruénigo y Corella, y recibe una crianza de dieciocho meses en barricas de roble francés y americano. Aroma intenso, complejo y fino, con notas de frutos negros maduros y un fondo ahumado de buen roble. Intenso en boca, extenso y sabroso, con un paso equilibrado, complejo, con taninos de calidad y madera bien integrada. Regusto a frutas maduras derretidas con suaves taninos de la crianza en barrica.

Gran Feudo Blanco Dulce se realiza con Moscatel de grano menudo. Ofrece un color amarillo dorado con algún reflejo verde, y en nariz es intenso, fino, complejo, con aromas a uva fresca de moscatel, notas de cítricos y florales. Paladar extenso, con un paso de boca suave y de forma perfecta equilibrado, con una buena acidez, y un regusto muy elegante con notas de cítricos.

Gran Feudo – DOCa Rioja

La uva con la que se realiza procede de viñedos elegidos por su equilibrio tanto en producción como en expresión vegetativa, cultivados en la Rioja Alavesa y la Rioja Alta. La mayor parte de las parcelas se hallan en las suaves rampas que enlazan el impresionante farallón calizo de la Sierra de Cantabria con el río Ebro. La orientación sur de estas laderas deja un máximo aprovechamiento de las radiaciones solares consiguiendo conque la maduración de la uva sea mejor de lo que corresponde a estas latitudes y consiguiendo vinos más corporales, sin abandonar a la lozanía natural de los vinos riojanos.

Gran Feudo Tempranillo se realiza en las instalaciones que la propiedad tiene en Elciego.Es un vino de atrayente color cereza con reflejos violáceos, limpio y refulgente, con aroma potente a fruta roja, (grosella, cereza), endrinas, sabroso, equilibrado con buena acidez.

Gran Feudo – DO Ribera del Duero

El término municipal de La Horra (Burgos) está reconocido como una de las zonas punteras de la DO Ribera del Duero por la calidad de sus viñedos. Acá, en un área famosa como rincón de Los Lobos, se hallan las viñas propiedad de la bodega: cincuenta y cinco hectáreas de suelos franco-lodosos a ochocientos metros de altitud, donde reina la autóctona Tinta del País (Tempranillo), bien acompañada de ciertas plantas de Cabernet Sauvignon y Merlot.

Gran Feudo Roble se realiza con Tinta Fina (Tempranillo) y recibe una estancia de cuatro meses en barricas de roble Ofrece un aroma a fruta negra bien madura, con recuerdos de madera y condimentados. En boca es de cuerpo medio, con una envolvente tanicidad y acidez equilibrada.

Gran Feudo – DO Rueda

Desde una rigurosa selección de las mejores zonas de la denominación, con terrenos tanto en laderas de finas gravas -de forma local llamadas cascajos- como de plano de más de ochocientos metros de altitud, con suelos pedregosos finos, se consigue la uva para realizar nuestros vinos de la pluralidad Verdejo.

Gran Feudo Verdejo es un monovarietal elaborado en calidad de blanco joven. Ofrece un atrayente color amarillo pajizo con ribete verdoso, y un potente y limpio aroma con recuerdo de fruta tropical -piña, pomelo, maracuyá, con matices de frutas verdes y las habituales notas de retama de la pluralidad. En boca es fresco, con notable acidez, graso, con volumen y con un excepcional equilibrio.

Gran Feudo “Edición”

La compilación Gran Feudo Edición está compuesta por vinos de producción limtada que combinan la tradición con las técnicas más modernas con el objetivo de crear vinos únicos, de mayor elegancia y dificultad, actuales y también renovadores.

Gran Feudo Edición Chardonnay es un monovarietal con DO Navarra, elaborado en calidad de blanco joven. Ofrece un atrayente color amarillo pajizo, refulgente con reflejos dorados, y un aroma intenso con matices propios de la pluralidad como la piña y el pomelo, muy fresco. En boca es extenso, vivo, intenso y con volumen, con acidez equilibrada, y un final frutal persistente.

Gran Feudo Edición Verdejo es un monovarietal de Verdejo con DO Rueda, elaborado en calidad de blanco joven. Ofrece un aroma potente y limpio con recuerdo de fruta tropical, piña, pomelo, maracuyá, notas de retama propias de la pluralidad. En boca es fresco, con notable acidez, graso, con volumen y con un excepcional equilibrio.

Gran Feudo Edición Rosado se realiza con Garnacha, Tempranillo y Merlot, con DO Navarra.

Ofrece un color rosa poco intenso y muy refulgente, con aroma muy afrutado, predominante de grosella y fresa, con notas cítricas. Entrada extensa, fresco en su recorrido, equilibrado, con final largo y sedoso.

Gran Feudo Edición Crianza se realiza con Tempranillo, Merlot y Cabernet Sauvignon, con DO Navarra, y recibe una crianza de cuando menos doce meses en barricas de roble francés y americano.

Aroma intensísimo y fino, frutal, con fruta negra con toques condimentados y torrados de roble fino. Boca potente y extensa, con un paso estructurado, buen equilibrio, con final largo y condimentado.

Gran Feudo Edición Reserva se realiza con Tempranillo, Cabernet Sauvignon y Merlot, y recibe una crianza de por lo menos dieciocho meses en barricas de roble francés y americano.

Aroma intenso a fruta negra con toques condimentados y torrados de roble fino. Paladar sabroso y potente, con una paso muy elegante, redondo y estructurado, con final agradable y persistente.