Azpilicueta

Azpilicueta es el día de hoy una gama de vinos cuyos comienzos están íntimamente vinculados a las históricas Bodegas AGE de Fuenmayor, en plena Rioja Alta, cuya solera se hace patente aún en la vieja nave de Don Félix de Azpilicueta, su creador. La larga dedicación de Félix de Azpilicueta a la preparación de vinos de Rioja, al lado de la aplicación de las técnicas más avanzadas, ha tolerado desarrollar nuevas combinaciones en los métodos tradicionales para ofrecer en la actualidad estilos de vino más modernos, vibrantes y expresivos. Leer Más

Félix Azpilicueta Martínez es una de las figuras más relevantes de la historia del vino en La Rioja. Un enorme hombre que supo trasladar la experiencia adquirida en Burdeos a la realidad de esta tierra. Vanguardista como viticultor y activo empresario, empezó en mil ochocientos ochenta y uno en una pequeña bodega en Fuenmayor famosa con el primitivo nombre de Romeral, y creó Bodegas Azpilicueta, famosa después como Bodegas AGE, la que nació de la herencia de 3 viejas bodegas familiares con una larga tradición vitivinícola.

Historia de la bodega

La historia más reciente de Azpilicueta y Bodegas AGE está ligada al conjunto Bodegas & Bebidas, el que adquiere Bodegas AGE en mil novecientos noventa y cuatro, aparte de la bodega Vinícola Navarra, y Bodegas Tarsus en mil novecientos noventa y ocho.
Este año mismo edifica Bodegas Ysios, concebida por el reputado arquitecto técnico Santiago Calatrava, y en dos mil funda Bodegas Aura en Rueda, así como la construcción en dos mil uno de la nueva Bodega Alcorta, año en que asimismo la compañía Bodegas y Bebidas es adquirida por Alled Domecq, y 4 años después pasa a manos del Conjunto Pernod Ricard, empresa colíder a nivel del mundo en bebidas espiritosas y vinos, y adopta el nombre de Domecq Bodegas.

Desde julio de dos mil diez, Pernod Ricard Bodegas forma parte activa de Pernod Ricard Winemakers (Ya antes Premium Wine Brands), con sede en Sídney (Australia), y es la entidad especializada en el Conjunto Pernod Ricard en la preparación y distribución de vinos de calidad a nivel del mundo, donde asimismo se hallan Orlando Wines – Jacob’s Creek (Australia), Pernod Ricard N. Zelanda (Brancott Estate), y distribuye además de esto la marca Graffigna, de Pernod Ricard Argentina.

Estrenada en dos mil uno, la nueva bodega fue desarrollada para establecer un equilibrio armónico entre la enología, la arquitectura y la sostenibilidad. Está ubicada en las afueras de Logroño y cuenta con un emplazamiento genial, en lo alto de un cerro ubicado en las proximidades de Logroño, muy cercano a zonas edificadas mas en un ambiente ya de forma plena rural, con extensos cultivos de parra.

La cima del cerro es plana como una meseta, está cubierta asimismo de viñas y tiene extensas vistas de la Sierra de Cantabria, el val del Ebro y la propia capital de La Rioja. En ella se erige el moderno edificio desarrollado por el arquitecto técnico riojano Ignacio Quemada, acólito de Rafael Moneo, una pieza maestra enterrada a más de veinte metros bajo tierra, lo que le dota de unas condiciones ideales para la crianza del vino. Las construcciones en sí son 2 construcciones sobrias, de líneas rectas y color claro, con testeras envueltas de piedra labrada y ciertos elementos de madera. El auténtico cuerpo de la bodega se halla bajo tierra, excavado en la montaña a la forma de los viejos calados, conforme a criterios enológicos y arquitectónicos.

Filosofía de trabajo

El primordial viñedo sobre el que se sostienen los vinos de Azpilicueta está situado en la localidad de Fuenmayor, donde cultivan más de ochocientos hectáreas en sus diferentes rincones. Las cepas se extienden sobre una topografía irregular a diferentes altitudes, en una enorme mezcla de suelos y con diferentes orientaciones. Esto se traduce en muchos microclimas y, consecuentemente, en que una misma pluralidad se exprese de formas muy, muy diferentes y pueda dar matices muy distinguidos. Aparte de la Tempranillo, en Azpilicueta trabajan con la Graciano, que aporta a los vinos estructura y potencial de envejecimiento, y asimismo con la Mazuelo, que aporta intensidad a los ensamblajes. La Viura, que en otras zonas se conoce como Macabeo, se usa para realizar los vinos blancos de la bodega Azpilicueta.

En la bodega, por una parte, la uva y el vino se mueven por gravedad durante todo el proceso de preparación y las salas de crianza tienen condiciones naturales afines a las de las grutas tradicionales. Por otro, la construcción pasa prácticamente desapercibida desde el exterior, sin trastocar apenas el paisaje.
Bajo tierra la bodega tiene dimensiones espectaculares, que la ubican entre las mayores de Europa: treinta y ocho m2 de superficie; salas de hasta dieciseis metros de altura; trescientos veintisiete depósitos de acero con una capacidad total de treinta millones de litros; setenta barricas de roble americano y francés reunidas en un solo espacio, y un botellero de 6 millones de unidades.
Todo ello para generar todos los años unos veinte millones de litros de vinos de crianza, reserva y gran reserva, con las marcas Azpilicueta, Alcorta y Campo Viejo.
En suma, una arquitectura de vanguardia, una ingeniería de precisión y una enología del siglo veintiuno que se conjugan en esta catedral del vino que sintetiza perfectamente la mejor tradición riojana con las modernas demandas de calidad.

Es la primera bodega de España en garantizar por AENOR su Sistema de Administración Energética de conformidad con la regla ISO cincuenta uno, su Huella de Carbono de conformidad con la ISO catorce mil sesenta y cuatro y en certificarse CarbonNeutral®. Además de esto, es la primera bodega de La Rioja en conseguir la “Q” de Calidad Turística y ha sido premiada con el Premio Vinum Nature Acción Sustentable en reconocimiento a sus buenas prácticas medioambientales.

Al frente de la Dirección técnica se halla Elena Adell, natural de Logroño, Ingeniero Agrónomo en la especialidad de Fitotecnia y Especialista Superior en Viticultura y Enología, con capacitación concreta en Calidad y Medio Entorno. Empezó su carrera en la Consejería de Agricultura y Nutrición de La Rioja, ocupándose de la sección de viñedo, ya antes de pasar a ser parte de Bodegas AGE (DOCa Rioja) como directiva de Calidad.
En mil novecientos noventa y siete, tras la integración de AGE al Conjunto Bodegas y Bebidas, se encarga de la Dirección de Calidad del Conjunto, y desde mil novecientos noventa y ocho es la directiva de Enología de Bodegas Campo Viejo, mientras que regula la actividad enológica del resto bodegas de la compañía adscritas a la DOCa Rioja. Su brazo derecho es Clara Canals, natural de Tarragona en mil novecientos ochenta y dos, mas en mil novecientos ochenta y cuatro su familia se mudó a Logroño, donde medró. Es diplomada en Biología y Bioquímica por la Universidad de Navarra, con Máster de Enología, Viticultura y Marketing, y tiene una muy dilatada experiencia internacional en bodegas de Australia, Argentina, California, Francia, N. Zelanda y Suráfrica. Desde dos mil once trabaja bajo el liderazgo de Elena Adell.

Vinos de la Bodega Azpilicueta

Azpilicueta Blanco se realiza con uvas cien por ciento Viura. El mosto ha hecho la fermentación alcohólica en depósitos de acero inoxidable, y más tarde ha continuado a lo largo de tres meses en barrica de roble de torrado suave. Su nariz sorprende por su intensidad de fruta en sazón apareciendo manzana, pera, un pellizco de plátano y refrescantes notas cítricas. Y asimismo por sus flores blancas, de aromas dulces, melosos, que encajan con perfección con la suave crianza. Boca refrescante, perfumada, envolvente. De gran longitud.

Azpilicueta Rosado está elaborado con uvas de la pluralidad Viura y Tempranillo. Las uvas se han macerado en frío a lo largo de unas horas hasta conseguir un mosto con el color, el aroma y la estructura deseados. Es un vino de color rosa palo, pálido, frágil, con nariz intensa, exuberante, exuberante de frutas tropicales como la piña; cítricas como el pomelo o bien la lima; asimismo fruta de hueso fresca, albaricoque, guinda; sin olvidar sutiles notas de las tradicionales mora y frambuesa. Boca de textura chispeante, frescor ácido que prolonga el eco de este vino.

Azpilicueta Crianza se realiza con ochenta y cinco por ciento Tempranillo, diez por ciento Graciano, cinco por ciento Mazuelo, con fermentación en depósitos de acero inoxidable a temperatura controlada y una maceración de más o menos doce días. Ha sido criado a lo largo de doce meses en barricas de roble americano y francés, con dominio del roble americano sobre el francés. Completa su envejecimiento a lo largo de un periodo mínimo de seis meses en botella. Es un vino de aroma limpio, perfumado, donde resaltan las notas de fruta sobre un fondo de madera torrada y suaves aromas de vainilla, coco y condimentas.

Azpilicueta Reserva se realiza con uvas Tempranillo, Graciano y Mazuelo, y una crianza de dieciseis meses en barricas de roble francés y americano, con diferentes torrados para fortalecer los aromas de las variedades, y veinte meses en botella. Es un vino de intenso color colorado rubí con reflejos teja. En nariz tiene unos aromas sutiles a vainilla y membrillo. En boca es suave, sedoso y de agradable persistencia.

Azpilicueta Origen es un vino de crianza que desea rememorar el comienzo de Azpilicueta, evocar el instante en el que D. Félix Azpilicueta Martínez llega a Fuenmayor y se enamora de este sitio, de la tierra, el viñedo, el tiempo, la gente, …y decide fundar acá su bodega, su negocio. Tiene una nariz exquisitamente afrutada: cereza, ciruela, mora, arándano, una leve nota de fresa, con un lado floral y un tanto de regaliz. Las condimentas cedidas por la madera a lo largo de su crianza aparecen después: clavo, pimienta, nuez moscada, un toque de vainilla, otro de cacao. En boca es exquisito, perfumado, suave, y larguísimo.

Compilación Privada Félix Azpilicueta está elaborado con una selección de uvas de Tempranillo, Graciano y Mazuelo, y una crianza en barrica de roble francés nuevo a lo largo de doce meses. Tiene una nariz perfumada, en la que prevalecen los recuerdos de rebosante fruta roja, acompañada de suaves notas minerales, madera, especias… En boca, potente, fresco, extenso, lleno de matices: arándanos, frambuesa, mora, cacao, café con leche, ahumados… Su longitud, suavidad y elegancia deja un agradable recuerdo.

Compilación Privada Félix Azpilicueta Blanco Fermentado en Barrica está elaborado con uvas de la pluralidad Viura, donde los mostos conseguidos se han fermentado en barrica de roble americano de torrado suavísimo y prolongado. Tras la fermentación alcohólica, una parte del vino ha hecho maloláctica en barrica. Es un vino de gran dificultad y elegancia, en el que se funden notas de cítricos con flores y fruta blanca, al lado de bollería, torrados, trufa. Exquisito en boca con una longitud y cremosidad digna de ser gozada detenidamente.