Bodega Cillar de Silos

La familia Aragón está relacionada históricamente con el vino y con la tradición de trabajar con los mejores frutos de la zona desde hace muchos años. Si bien la bodega se inauguró en mil novecientos noventa y cuatro, desde mil novecientos setenta, Amalio Aragón ya comenzó a adquirir pequeñas parcelas de alta calidad, aguardando que en algún instante pudiese cumplir su sueño de transformarse en viticultor. La primera cosecha de Cillar de Silos fue la de mil novecientos noventa y cinco. Leer Más

En nuestros días, 3 de los hijos de Amalio se hallan al frente de la bodega: Roberto Aragón es el gerente, aparte de ser el encargado de la parte comercial de la Bodega; Óscar Aragón, quien se formó como enólogo y ahora es el directivo técnico y responsable de la viticultura y preparación de los vinos de Cillar de Silos; y Amelia Aragón, que se hace cargo de la exportación alrededor del planeta.

En esta Bodega familiar estamos orgullosos de nuestras viñas y de la pasión por la tierra, teniendo una pluralidad que se ubica entre las más reputadas del mundo: el tempranillo.

La busca de viñas viejas con una continua inversión en el viñedo, es el hecho diferencial de la familia Aragón. No dejamos a un lado la apuesta por las nuevas tecnologías y las mejores barricas del mercado para nuestra Bodega, sin olvidar el legado que hemos recibido de las generaciones precedentes.

En Cillar de Silos generamos 2 gamas de vinos, donde solo empleamos uva de nuestros viñedos:

Los vinos de Cillar de Silos (Rosado de Silos, Joven de Silos y Cillar de Silos Crianza).
Los Terruños de Cillar de Silos (Torresilo, Flor de Silos y La Viña de Amalio).

Historia

Amalio AragónFundada en mil novecientos noventa y cuatro por Amalio Aragón al lado de sus hijos, los orígenes se remontan a mil novecientos setenta cuando el padre empieza a adquirir pequeñas parcelas a viticultores vecinos, con la ilusión de cualquier día realizar un vino de Quintana de Pidio. Cuando decide crear su bodega la llama Cillar de Silos en homenaje al fraile que se encargaba históricamente de la intendencia en el Monasterio de Silos. El cillero, era el responsable de organizar la despensa o bien cillería, con el vino y los comestibles precisos para el cada día de los religiosos.

Conforme tradición, el suministro de vino para la orden a lo largo del siglo XVII se hacía en Quintana del Pidio. Como testimonio de este hecho histórico que acredita el estirpe vitivinícola del pueblo, la familia Aragón García optó por el sonoro nombre de Cillar de Silos para designar sus vinos y bodega.

Además de esto, Cillar de Silos cuenta con una bodega subterránea que data de finales del S. XVII. Las condiciones naturales de humedad y temperatura (entre 11,5º y 12º C) son incesantes a lo largo de todo el año y las ideales a fin de que los vinos concluyan el proceso de envejecimiento en botella.