Bodega Clássica

Bodega Clássica, popularmente conocida por su marca comercial riojana Herencia López de Haro, es un proyecto vitivinícola impulsado por el conjunto Vintae, que realiza hoy día en doce zonas diferentes. Un equipo de jóvenes inquietos, creativos y rebeldes que aspiran a proseguir revolucionando el planeta del vino sin perder su carácter familiar. Leer Más

Jóvenes que han aprendido y respirado todo el conocimiento, la experiencia y el ahínco de múltiples generaciones, buscando siempre y en toda circunstancia la esencia de cada zona de preparación desde el viñedo viejo y de calidad, para crear proyectos únicos y originales.

Vintae es una de las compañías bodegueras más emprendedoras y también renovadoras del instante, capaz de lograr transmitir su pasión por el vino de una forma clara, apasionada y también renovadora.
Conjunto Vintae tiene su origen en el año mil novecientos noventa y nueve por iniciativa de José Miguel Arambarri Terrero, empresario riojano gran conocedor y amante del planeta del vino, cuando fueron plantadas las primeras viñas de la bodega Castillo de Maetierra, la única bodega experta en vinos blancos de la Comunidad de La Rioja.
Estas viñas supusieron el comienzo de Vales de Sadacia, la nueva Indicación Geográfica Protegida de vinos blancos de la Comunidad de La Rioja.

Una pasión que compartió con su familia, en concreto con sus hijos Ricardo y José Miguel, que ahora lideran el proyecto, y que empezaron a realizar vinos en la Rioja con sus primeras bodegas, Castillo de Maetierra y Maetierra Dominium.
Estos primeros proyectos fueron el germen que dio sitio a la creación de Vintae, que el día de hoy realiza vinos en doce zonas diferentes, creando una nueva perspectiva y un cambio de mentalidad que marcó un camino nuevo en el planeta del vino de España.

Una de las varias claves del éxito del conjunto Vintae y de sus vinos, radica en la dirección técnica que dirige Raúl Acha, ingeniero técnico agrícola, amante de los vinos y amigo de la tierra de donde proceden, puesto que desde pequeño está unido a la viticultura y los viñedos, cuidando al límite cada detalle esencial para la creación de vinos modernos. La filosofía de trabajo de Raúl Acha es la de escoger el viñedo adecuado para la preparación de cada estilo de vino, estudiando su ampelografía, geología, climatología y plasmarlo en una botella de vino.

Con este gran equipo y llevados por el éxito de las 2 bodegas situadas en La Rioja, empezaron a explorar las posibilidades creativas de otras zonas de preparación españolas con el propósito de crear un porfolio que abarcase lo mejor de cada zona vinícola de España.
Su filosofía es aprovechar las peculiaridades de cada zona para llevar hasta sus últimas consecuencias las variedades autóctonas más señaladas o bien aun las foráneas que han probado mejor adaptación. Procuran las variedades más interesantes para cada zona y, para esto, no vacilan en crear, como en el caso de Castillo de Maetierra, con su extenso catálogo de variedades blancas, o bien Winery Arts, con la introducción de un elevado número de variedades tintas foráneas. Una parte de su éxito es que en sus proyectos realizan vinos amoldados a los gustos del consumidor actual, que demanda vinos simples de tomar, menos violentos, mas que no renuncien a la máxima calidad, la potencia y a la riqueza de matices que representan la peculiaridad de cada zona.

La realidad es que en pocos años Vintae ha logrado crear un porfolio de productos que cubre casi todo el panorama vinícola de España, y que prosigue ampliándose día tras día. Su presencia comercial está en constante desarrollo, tanto nacional como a nivel internacional, estando presente, hoy, en más de veinte países, a los que se unen nuevos mercados todos los años.

Historia de la bodega

Bodega Clássica está situada sobre una loma en perfecta armonía con el perfil de la localidad de San Vicente de la Sonsierra, con unas vistas pasmantes, al lado del meandro del río Ebro y frente al Museo de la Cultura del Vino de Dinastía Vivanco, y es, probablemente, la bodega más tradicional del Conjunto Vintae. Los primeros vinos de la bodega se presentaron en dos mil dos, elaborados en una bodega de alquiler, y desde dos mil seis se realizan en Bodega Clássica.

La bodega está desarrollada de forma estratégica, en tanto que al estar ubicada en una loma deja enterrar la mayoría de la bodega, lo que deja una climatización natural que sostiene la temperatura estable a lo largo de todo el año sin precisar sistemas artificiales y alcanzando una alta eficacia energética. Otra de los beneficios de su ubicación en altura es que deja percibir la uva recién vendimiada en la parte superior de manera que la fuerza de la gravedad la conduce hasta los depósitos, sin que la fruta padezca la presión de las bombas que pueden desgarrar los hollejos o bien machacar las pepitas, lo que aportaría sabores no deseados.

Bodega Clássica cuenta con un parque de cerca de cinco mil barricas, de las que 3 cuartas partes son de roble francés y un cuarto de roble americano. El roble francés encaja mejor con el estilo de vinos que se realizan en Bodega Clássica, en tanto que respeta más la fruta y el carácter propios de las variedades más usadas en la compilación Hacienda López de Haro: Tempranillo, Garnacha y Graciano.

Filosofía de trabajo

Los vinos de Bodega Clássica se realizan respetando los sistemas de preparación tradicional, de forma que los depósitos de preparación, de entre quince y treinta y cinco litros, tienen bocas amplísimas para imitar la tradicional preparación en lagos abiertos, lo que deja hacer más de manera cómoda los bazuqueos para trabajar mejor el sombrero.

La sala de barricas está ubicada a más de diez metros bajo tierra, con lo que la temperatura se sostiene entre catorce y dieciseis grados de forma natural a lo largo de todo el año. En Bodega Clássica pretenden que la barrica aporte elegancia mas no que sea la protagonista, de ahí que se hacen crianzas más largas (dieciocho a veinticuatro meses) mas en barricas de múltiples usos, seis-siete años como máximo, y con torrados medios.

Asimismo cuenta con un depósito con capacidad para ciento ochenta litros que sirve para hacer el ensamblaje de los vinos, esto es, igualar el vino que ha estado en diferentes barricas y que por tanto tiene diferentes propiedades. Los enólogos, tras una cata con el equipo, hacen el ensamblaje final del vino proveniente de diferentes barricas, donde se ha criado tras realizarlo con uvas de diferentes zonas y viñedos. Tras el ensamblaje, el vino se embotella y pasa por lo menos medio año en botella en el caso de los vinos jóvenes, y múltiples años en el caso de las reservas, crianzas y vinos de autor.

Vinos de Bodega Clássica

Hacienda López de Haro Blanco nace de una selección de viñedos viejos de Viura, plantados en laderas pobres de la zona de San Vicente de la Sonsierra. Tras maceración controlada con los hollejos a lo largo de cuatro-seis horas, el mosto fermenta y continúa en barrica de roble francés a lo largo de 4 meses. En nariz resalta la fruta madura, dátiles y plátano, junta a las notas de la crianza, que lo hacen interesante y complejo. En boca es sustancioso y fresco, resultando largo y equilibrado y un final de agradable recuerdo.

Hacienda López de Haro Rosado se realiza con Tempranillo viejo y Garnachas de baja producción. Macera entre veinticuatro y cuarenta y ocho horas a bajas temperaturas, en torno a los diez grados , y más tarde se procede al sangrado del depósito, extrayendo de forma natural un mosto rosado y refulgente, que fermenta a diez-doce grados a lo largo de unos veinte días. En nariz se muestra intenso, resaltando las frutas rojas, al lado del plátano y ciertas notas florales. En boca es un vino sedoso y agradable, con gran equilibrio, resultando al tiempo goloso y fresco.

Hacienda López de Haro Tempranillo es un varietal de Tempranillo de viñedos viejos de entre cincuenta y setenta años, con una corta crianza de tres-cuatro meses en barricas nuevas. Ofrece una nariz de frutas rojas y el regaliz propios de la pluralidad. Sabroso, lleno de sabores afrutados y con un tanino dulce que deja un largo postgusto.

Hacienda López de Haro Crianza se realiza con Tempranillo, Garnacha tinta y Graciano, y una crianza en barricas de roble francés y americano a lo largo de un periodo de entre dieciocho meses. En su aroma resaltan los matices a fruta madura, al tiempo que en boca es suave, expresivo y muy elegante, conjugándose en él un carácter afrutado con las notas aportadas por la barrica, en perfecto equilibrio.

Hacienda López de Haro Reserva se realiza con Tempranillo y Graciano, y recibe una crianza tradicional de veinte meses en barricas de roble francés y de roble americano, con un trasiego trimestral. Clarificación con clara de huevo y embotellado con un mínimo de un par de años de crianza en botella. Potente en nariz con aromas primarios de fruta madura acompañados de complejas notas condimentadas y balsámicas con un ligero toque de vainilla. En boca es equilibrado, un vino redondo y untuoso con un tanino dulce y maduro y un largo regusto que hacen de este vino un muy elegante tradicional de Rioja.

Hacienda López de Haro Gran Reserva se realiza con una selección de viñedos viejos de Tempranillo y Graciano de baja producción asentados en terrenos pobres de las terrazas del Ebro en torno a San Vicente de la Sonsierra, y recibe una crianza a lo largo de más de treinta meses en barricas de roble francés y americano. En nariz es complejo con aromas de café, vainilla, torrefactos y balsámicos integrados sobre un intenso fondo de fruta madura. En boca es muy elegante y redondo, bien equilibrado con una entrada afelpada seguida de una agradable acidez y un final sedoso y envolvente de su tanino noble y maduro. Regusto largo con recuerdos a los condimentados y balsámicos resultado de su larga y apacible crianza, y fruta confitada, que deja un largo recuerdo de su personalidad.

Hacienda López de Haro treinta meses es un vino pensado para ser una edición singular de solo doce.200 botellas. Se realiza con una selección de viñas viejas de Tempranillo de bajísima producción situadas en la Sonsierra y viñedos viejos de Garnacha situados en altura en la zona de Cárdenas. La fermentación se hace en barricas abiertas de roble francés con capacidad para quinientos litros, donde se efectúan los bazuqueos a diario, en un proceso completamente artesanal. Hace la fermentación maloláctica en barricas nuevas de roble francés, donde asimismo se efectúa la crianza a lo largo de más de treinta meses. En nariz es intenso y complejo, resaltando los frutos negros de una uva madura y plena, que se conjugan con los torrefactos de la barrica aportando notas condimentadas y a cacao. En boca es pleno y concluyentes, mas al unísono muy elegante y sustancioso, con un tanino maduro que deja un sabroso recuerdo.

El Acuerdo es un vino elaborado con uvas de viñas de Tempranillo con más de setenta años provenientes de viñedos de agricultura ecológica de la zona de la Sonsierra riojana, con una crianza en barricas de roble francés a lo largo de un periodo de catorce meses. Aroma intenso y complejo, donde se mezclan notas golosas de fruta madura, bayas, condimentas y tabaco. En boca es de entrada afable, mas se marcha desplegando en su paso, resultando potente y untuoso. Se repiten las notas frutales bien integradas con sensaciones torradas. Final con recuerdos minerales y sotobosque, con un largo y agradable postgusto.

El Acuerdo Crianza es un vino de Tempranillo y Garnacha Tinta de viñedos viejos de baja producción, con una crianza de dieciseis meses en barricas de roble francés y americano. Aroma intenso y complejo, donde se mezclan notas golosas de fruta madura, bayas y condimentas. En boca es afable, mas asimismo potente y untuoso, donde se repiten las notas frutales bien integradas con las torradas del roble.