Campo Viejo

Campo Viejo tiene una larga historia que se remonta a su primera cosecha de mil novecientos cincuenta y nueve, elaborada en la vieja bodegas de Ortigüela, hasta la inauguración de la vanguardista bodega sustentable en dos mil uno, donde la larga dedicación de Campo Viejo a la preparación de vinos de Rioja. Leer Más

Al lado de la aplicación de las técnicas más avanzadas, les ha tolerado desarrollar nuevas combinaciones en los métodos tradicionales para ofrecer en la actualidad estilos de vino más modernos, vibrantes y expresivos.

Campo Viejo era el nombre de la vieja bodega en Aldeanueva de Ebro, fruto de la cooperación de 2 viticultores y bodegueros de esa localidad de Rioja Baja, Bernardo Beristain y José Ortigüela, una modesta instalación propia de cosechero riojano.
Afirman que la marca Campo Viejo toma el nombre de un rincón ubicado al Este del término de Villar de Arrendo, frecuentado en su niñez por José Ortigüela, que asimismo trabajó en las viñas que allá se cultivaban y que, conforme ciertas fuentes, el topónimo viene del latín campus veteranos, que haría referencia a una zona de tierras que fueron entregadas a viejos legionarios romanos como premio a su servicio militar.

El primer vino de la bodega Campo Viejo nació de la cosecha de mil novecientos cincuenta y nueve y se realizaba en la bodega de José Ortigüela, que en su día cedió a los cosecheros y viticultores de la localidad para la cooperativa. Asimismo en mil novecientos cincuenta y nueve se creó en San Sebastián la Sociedad Anónima Vinícola del Norte (SAVIN), que se encarga de la producción de la bodega.
La primera botella de Campo Viejo (Agregue mil novecientos cincuenta y nueve) llegó al mercado en mil novecientos sesenta y uno, y tras una primera etapa de rodaje, el auténtico lanzamiento comercial del vino llegaría desde mil novecientos sesenta y tres, cuando se fusionó con la Unión Vinícola Guipuzcoana para formar SA Vinícola del Norte Savin, Ortigüela, Beristain y Cíal., donde ya están presentes los 3 grandes impulsores de la compañía: José Ortigüela, José Bezares y , sobre todo, Juan Alcorta, empresario guipuzcoano que encabezaba, entre otras muchas empresas, como la alcuza Koipe, el conjunto Savin, fundado en mil novecientos treinta y nueve y dedicado a la comercialización de un popular vino de mesa envasado en botella retornable.

Desde su llegada a La Rioja, Juan Alcorta puso al frente de la bodega a José Luis Bezares, riojano de tradición vinícola familiar en Haro, que imprimiría a los vinos de Campo Viejo su carácter desde la más alta responsabilidad de la bodega y después del conjunto que se formaría en torno a ella.
Asimismo puso en marcha la construcción de la nueva bodega a las afueras de Logroño, que entraría en producción en mil novecientos sesenta y nueve, y 3 años después se cambiaron las etiquetas y se introdujo la conocida imagen de las vendimiadoras, que recorrería el planeta desde mil novecientos setenta y cinco, año en que un envío a Cuba inauguró la actividad exportadora de la firma.

Campo Viejo fue una de las marcas que más contribuyó a la consolidación de la imagen tópica del rioja comercial, marcado por la crianza en barrica, introdujo menciones como cuarto año, y fue uno de los detonantes para la reglamentación de las indicaciones de envejecimiento (crianza, reserva, gran reserva), establecidas en Roja en mil novecientos ochenta. Campo Viejo fue el “vino de todos los domingos” en la temporada del desarrollo, marco un estilo y ha calado como un icono del rioja más popular.

El Conjunto SAVIN fue medrando hasta el momento en que en mil novecientos ochenta y nueve, así como un cambio de nombre de la compañía a Bodegas & Bebidas, adquiere la bodega Vinícola Navarra, en mil novecientos noventa y cuatro Bodegas AGE, y en mil novecientos noventa y ocho Bodegas Tarsus en pleno corazón de la Ribera del Duero.
Ese año mil novecientos noventa y ocho asimismo sería clave para la compañía por la construcción de Bodegas Ysios, concebida por el reputado arquitecto técnico Santiago Calatrava, y en dos mil la fundación de Bodegas Aura en Rueda, así como la construcción en dos mil uno de la nueva Bodega Campo Viejo.
En el cambio se alteró asimismo el nombre de la sociedad, bautizada como Bodegas Juan Alcorta, y Campo Viejo quedo como una marca comercial de la empresa que había surgido en torno a su primer vino. Este año, la compañía Bodegas y Bebidas es adquirida por Alled Domecq, y 4 años después pasa a manos del Conjunto Pernod Ricard, empresa colíder a nivel del mundo en bebidas espiritosas y vinos, y adopta el nombre de Domecq Bodegas. Desde julio de dos mil diez, Pernod Ricard Bodegas forma parte activa de Pernod Ricard Winemakers (Ya antes Premium Wine Brands), con sede en Sídney (Australia), y es la entidad especializada en el Conjunto Pernod Ricard en la preparación y distribución de vinos de calidad a nivel del mundo, donde asimismo se hallan Orlando Wines – Jacob’s Creek (Australia), Pernod Ricard N. Zelanda (Brancott Estate), y distribuye además de esto la marca Graffigna, de Pernod Ricard Argentina.

La bodega

La nueva bodega de Campo Viejo, estrenada en dos mil uno y que reemplaza a la de mil novecientos sesenta y siete, está ubicada en las afueras de Logroño. La bodega cuenta con un emplazamiento genial, en lo alto de un cerro ubicado en las proximidades de Logroño, muy cercano a zonas edificadas mas en un ambiente ya de manera plena rural, con extensos cultivos de parra. La cima del cerro es plana como una meseta, está cubierta asimismo de viñas (una pequeña una parte de las mil novecientos hectáreas que proveen a la bodega) y tiene extensas vistas de la Sierra de Cantabria, el val del Ebro y la propia capital de La Rioja.
En ella se erige el moderno edificio desarrollado por el arquitecto técnico riojano Ignacio Quemada, acólito de Rafael Moneo, una pieza maestra enterrada a más de veinte metros bajo tierra, lo que le dota de unas condiciones ideales para la crianza del vino. Las construcciones en sí son 2 construcciones sobrias, de líneas rectas y color claro, con testeras envueltas de piedra labrada y ciertos elementos de madera. El auténtico cuerpo de la bodega se halla bajo tierra, excavado en la montaña a la forma de los viejos calados, conforme a criterios enológicos y arquitectónicos.
Por una parte, la uva y el vino se mueven por gravedad durante todo el proceso de preparación y las salas de crianza tienen condiciones naturales afines a las de las grutas tradicionales. Por otro, la construcción pasa prácticamente desapercibida desde el exterior, sin trastocar apenas el paisaje.

Bajo tierra la bodega tiene dimensiones espectaculares, que la ubican entre las mayores de Europa: treinta y ocho m2 de superficie; salas de hasta dieciseis metros de altura; trescientos veintisiete depósitos de acero con una capacidad total de treinta millones de litros; setenta barricas de roble americano y francés reunidas en un solo espacio, y un botellero de 6 millones de unidades. Todo ello para generar todos los años unos veinte millones de litros de vinos de crianza, reserva y gran reserva, con las marcas Campo Viejo, Alcorta y Azpilicueta. En suma, una arquitectura de vanguardia, una ingeniería de precisión y una enología del siglo veintiuno que se conjugan en esta catedral del vino que sintetiza perfectamente la mejor tradición riojana con las modernas demandas de calidad.

Es la primera bodega de España en garantizar por AENOR su Sistema de Administración Energética de conformidad con la regla ISO cincuenta uno, su Huella de Carbono de conformidad con la ISO catorce mil sesenta y cuatro y en certificarse CarbonNeutral®. Además de esto, es la primera bodega de La Rioja en conseguir la “Q” de Calidad Turística y ha sido premiada con el Premio Vinum Nature Acción Sustentable en reconocimiento a sus buenas prácticas medioambientales.

Al frente de la Dirección técnica se halla Elena Adell, natural de Logroño, Ingeniero Agrónomo en la especialidad de Fitotecnia y Especialista Superior en Viticultura y Enología, con capacitación concreta en Calidad y Medio Entorno. Empezó su carrera en la Consejería de Agricultura y Nutrición de La Rioja, ocupándose de la sección de viñedo, ya antes de pasar a ser parte de Bodegas AGE (DOCa Rioja) como directiva de Calidad.
En mil novecientos noventa y siete, tras la integración de AGE al Conjunto Bodegas y Bebidas, se encarga de la Dirección de Calidad del Conjunto, y desde mil novecientos noventa y ocho es la directiva de Enología de Bodegas Campo Viejo, al paso que regula la actividad enológica del resto bodegas de la compañía adscritas a la DOCa Rioja.

Su brazo derecho es Clara Canals, natural de Tarragona en mil novecientos ochenta y dos, mas en mil novecientos ochenta y cuatro su familia se mudó a Logroño, donde medró. Es diplomada en Biología y Bioquímica por la Universidad de Navarra, con Máster de Enología, Viticultura y Marketing, y tiene una muy dilatada experiencia internacional en bodegas de Australia, Argentina, California, Francia, N. Zelanda y Suráfrica. Desde dos mil once trabaja en Bodegas Campo Viejo bajo el liderazgo de Elena Adell para crear vinos modernos y también renovadores, singularmente concebidos para ser gozados por los jóvenes.

Los vinos de la Bodega Campo Viejo

Campo Viejo realiza la compilación tradicional de estilos de vinos riojanos, con el Blanco Campo Viejo, seco, elaborado con Viura, Verdejo, Chardonnay y Tempranillo Blanco, donde el diez por ciento del vino es criado a lo largo de tres meses en barricas de roble americano nuevos. Un vino de intensos sabores y aromas refrescantes a fruta blanca.

Campo Viejo Blanco SemiDulce, elaborado cien por ciento con la pluralidad Viura y con una permanencia de dieciocho meses en barricas dominando el roble americano sobre el francés; un vino suave, de forma delicada dulce y refrescante al unísono.

Campo Viejo Rosado, con cien por ciento Tempranillo de sangrado y criado sobre sus lías a lo largo de 2 meses; con aromas de frutas, fresas, ciruelas y moras negras, con toques florales de rosas y violetas, y un paladar fragante, redondo, suave y frágil.

Cava Campo Viejo Brut Reserva, con Parellada, Xarel·lo y Macabeo y dieciocho meses de crianza en rima; fresco, bien equilibrado y muy elegante en el paladar con una genial sensación final de lozanía. Cava Campo Viejo Brut Rosado, elaborado cien por ciento con Trepat y nueve meses de crianza en rima; agradable y poderoso al olfato con una intensa presencia de frutos colorados maduros, y una sensación agradable y redonda en el paladar, con un retrogusto persistente.

Campo Viejo Tempranillo, la expresión más joven de Campo Viejo, elaborado con un ochenta y cinco por ciento Tempranillo, diez por ciento Graciano, cinco por ciento Mazuelo.

Campo Viejo Ecológico, un renovador vino de producción cien por ciento ecológica, respetuoso con el ambiente natural que le circunda, y que refleja el compromiso con el medioambiente de Campo Viejo.

Campo Viejo Crianza, con ochenta y cinco por ciento Tempranillo, diez por ciento Graciano, cinco por ciento Mazuelo y doce meses en barricas de roble americano y francés. Es un tradicional de la marca, que combina la suavidad, el terciopelo y la elegancia.

Campo Viejo Crianza Vendimia Elegida, cien por ciento Tempranillo y una crianza de dieciocho meses dominando el roble americano sobre el francés. Es un vino que nace del mestizaje de parcelas; concentrado y complejo que encierra los rasgos de fruta fresca de la Rioja Alta y la estructura de la Baja, unido al carácter de La Rioja Media.

Campo Viejo Reserva, con ochenta y cinco por ciento Tempranillo, diez por ciento Graciano, cinco por ciento Mazuelo y avejentado a lo largo de dieciocho meses en barricas de roble americano y francés (cincuenta por ciento ). Un tinto con un enorme equilibrio entre la fruta (cerezas, ciruelas negras, moras maduras) y los claros matices provenientes de la madera (clavo, pimienta, vainilla y coco).

Campo Viejo Gran Reserva, con exactamente el mismo coupage que el reserva mas con veinticuatro meses de crianza en barricas de roble francés (ochenta por ciento ) y americano (veinte por ciento ). Plantea aromas afrutados de los frutos colorados maduros, como la mora negra, la mora azul o bien arándano y las ciruelas negras, excepcionalmente bien equilibrado, con un sabor suave que llena la boca, con taninos dulces y refinados, y un final largo, muy elegante y perfumado con toques finales de café con chocolate.

Dominio Campo Viejo, con un noventa por ciento Tempranillo, cinco por ciento Graciano, cinco por ciento Mazuelo, donde se efectúan seis diferentes vinificaciones individuales desde las cinco parcelas de terreno y crianza de once meses en barricas de roble francés provenientes de 2 bosques de Troncais y Bertranges. Es icono del progresivo estilo de Campo Viejo, donde la atención por el detalle y la busca de la excelencia hacen de Dominio su vino estrella. Es muy elegante, afrutado, poderoso y también interminablemente complejo.