Marques De Vargas

Charlar de Marqués de Vargas en el planeta del vino es nombrar la saga de 4 generaciones consagradas a la preparación y comercialización de geniales vinos riojanos, mas asimismo el día de hoy es un sólido proyecto familiar asentado en otras 2 denominaciones de origen de gran prestigio, Ribera del Duero y Rías Baixas, donde realizan ediciones limitadas de vinos exclusivos de gama alta con uvas provenientes de sus viñedos. Leer Más

El Marquesado de Vargas es un título nobiliario de España creado por el rey Carlos II el ocho de febrero de mil setecientos en favor de Francisco Vargas y Lezama, Caballero de la Orden de Calatrava, del Consejo de S.M. en Hacienda y del Tribunal de la Contaduría Mayor, Corregidor y Regidor de Toledo (mil seiscientos ochenta y nueve), Regidor de la villa de Madrid (mil seiscientos noventa y siete). No obstante, la historia de los vinos del Marqués de Vargas se remonta hasta el año mil ochocientos cuarenta, cuando Felipe de la Mata, VIII Marqués de Vargas, efectúa las primeras plantaciones de viña en la Hacienda Pradolagar, cerca de Logroño.

Desde ese momento, 4 generaciones de este estirpe han venido cultivando los viñedos de esta propiedad. Una mención obligada en toda esta historia es la figura de Hilario de la Mata, X Marqués de Vargas y padre del presente Marqués, en tanto que fue presidente del esencial conjunto bodeguero Franco Españolas y asimismo tuvo una participación temporal en Viña Salceda. Hilario, apasionado del planeta del vino como sus precursores, siempre y en toda circunstancia soñó con tener su bodega y crear un vino con el nombre de la familia. Por desgracia murió muy joven y no pudo hacer su sueño realidad. Por último, en mil novecientos ochenta y nueve, Pelayo de la Mata y sus hermanos vieron cumplido el sueño de su padre al edificar la presente bodega en la Hacienda Pradolagar, en Logroño, en el corazón de La Rioja Alta. De esta forma nació Bodegas y Viñedos del Marqués de Vargas, en homenaje a Don Hilario de la Mata, quien siempre y en toda circunstancia deseó tener una bodega propia y realizar un vino con el nombre de la familia.

El día de hoy, y al lado de otros negocios como la esencial importadora y distribuidora Varma, Marqués de Vargas configura un conjunto empresarial vitivinícola, donde 3 bodegas tienen en común el hecho de partir de viñedos singulares y prácticamente siempre y en todo momento en propiedad: Marqués de Vargas en la finca familiar de Rioja, el pago de Valdestremero en la Bodega San Cristóbal, en Peñafiel (Valladolid) y la hermosa propiedad en forma de anfiteatro de Pazo San Mauro en Salvaterra do Miño (Pontevedra) donde las viñas se cultivan en terrazas y bancales que van descendiendo cara el río.

Historia de la bodega

La bodega, situada en el centro de su viñedo, siguiendo el término de château, se halla en pleno val del Ebro, en una zona popularmente conocida como Los 3 Marqueses, por alinearse en ella las viñas de 3 reputadas bodegas riojanas, fundadas por sendos marqueses Una situación privilegiada para el cultivo de la parra por su tiempo continental extremado de repercusión atlántica y una topografía suave de suelos arcilloso-calcáreos que dejan generar unos vinos tintos equilibrados, singularmente indicados para avejentar en barrica, con cuerpo y acidez total elevada.
La propiedad la conforman setenta hectáreas, con cincuenta tienes que viñedo propio en producción, divididas en dieciseis parcelas, que se vinifican por separado. Las variedades tintas son Tempranillo, Mazuelo, Graciano, Garnacha y una pequeña parte aún experimental de Maturana, asó como otras variedades experimentales. Las viñas se cuidan como un jardín, y se prescinde de cualquier clase de herbicidas y pesticidas. Las cepas se miman a lo largo de todo el año y se vendimian a mano tras haberlas descargado en verde de parte de las uvas para acrecentar la calidad de las sobrantes.

La Presidencia de la compañía la ostenta Don Pelayo de la Mata y Pobes, al paso que parte técnica y enológica corre al cargo de Ana Barrón. Últimamente se ha incorporado al equipo consultor Xavier Ausás, uno de los enólogos más reputados de la actualidad. Este gerundés criado en Valladolid, de cuarenta y siete años, se ha formado en los más reputados centros de enología franceses, como la Escuela de Viticultura y enología de Blanquefort (Burdeos) y la National d’Oenologie de la Universidad Paul Sabatier (Toulouse). Entró en Vega Sicilia para hacer unas prácticas y con solo veintinueve años se puso al frente de la dirección técnica de este reputado conjunto de bodegas de España donde ha elaborado sus icónicos vinos a lo largo de veinticinco años.

Filosofía de trabajo

A lo largo de todo el año, sus cepas se miman tal y como si de un jardín se tratase, podándolas y descargándolas de uvas para acrecentar la calidad de la cosecha. Marqués de Vargas contribuye al cuidado del medio ambiente y practica una agricultura sustentable, con lo que no emplean herbicidas ni pesticidas en sus viñedos. En la vendimia, que se efectúa por parcelas, los racimos entran en la bodega a los pocos minutos de ser recogidos. Con un desempeño entre cuatro.500 y cinco.000 kilogramos por hectárea, los vinos empiezan a materializarse en el instante de la propia vendimia, cuando escogen la uva a mano en el propio viñedo.

La bodega cuenta con todos y cada uno de los adelantos técnicos, donde no faltan mesas de selección, depósitos con control de temperatura, tientos de madera, un increíble parque de barricas, y la llamada “Cuverie”, desarrollada por Michel Rolland, que les deja vinificar por separado cada una de las dieciseis parcelas y, ahora, proceden a la crianza de los vinos en barricas de roble francés y americano, aparte de ser vanguardistas en utilizar barricas de roble ruso Seguin-Moreau. Utilizan barricas de los mejores toneleros, Seguin Moreau, Demptos y Maury, siendo el empleo de exactamente las mismas de un máximo de cinco años, renovando de año en año el veinte por ciento de su parque de barricas.

Los vinos de Marqués de Vargas

Ahora te ofrecemos una lista de los vinos elaborados por la bodega Marqués de Vargas:

Marqués de Vargas Reserva se realiza con setenta y cinco por ciento Tempranillo, diez por ciento Mazuelo, cinco por ciento Garnacha y diez por ciento otras y avejenta veinte meses en barricas de roble americano, francés y ruso, con trasiegos regulares cada cinco meses al comienzo, y después cada seis meses. Ofrece un aroma fruta madura y al regaliz, con un toque condimentado, mentolado y suave toque de trufa. Estructurado, complejo, potente, sedoso, balsámico, con taninos dulces y muy elegantes.

Marqués de Vargas Gran Reserva se realiza con cuarenta por ciento Tempranillo, diez por ciento Mazuelo, diez por ciento Garnacha y cuarenta por ciento otras variedades, procedentes del pago La Victoria, de tres con tres has, con una edad media de cincuenta años, en suelo arcilloso-calcáreo. La fermentación maloláctica se efectúa parte en depósito y parte en barrica, y recibe una crianza de veinticuatro meses en treinta barricas nuevas de roble francés y ruso, con trasiegos regulares cada cuatro meses al comienzo, y cada seis meses con posterioridad. Tiene un roma intenso, fresco y vibrante, con finas notas de frutas confitadas sobre un fondo balsámico, condimentado, café y chocolate mentolado. Tiene una buena estructura, redondo y con taninos dulces, elegantemente pulimentados en su largo envejecimiento.

Marqués de Vargas Selección Privada es un vino del que solo se realiza un número limitadísimo de botellas en las mejores cosechas. Es un vino exclusivo elaborado con las uvas Tempranillo, Garnacha y Cabernet Sauvignon, cultivadas en los pagos “El Cónsul”, “La Misela” y “Terrazas”, cuyas cepas tienen una edad media superior a los cuarenta y uno años. Recibe una crianza de veintitres meses en barricas nuevas de roble ruso, con trasiegos regulares cada cuatro meses al comienzo, y después cada seis meses. Ofrece un aroma a eucalipto, mentolado, muy fresco y persistente. En boca es sabroso, con taninos dulces, al unísono que largos, deliciosos, debido a la buena combinación entre acidez y taninos del roble del Cáucaso. Es un vino complejo, muy elegante y con larga vida.

Hacienda Pradolagar se realiza con setenta y cinco por ciento Tempranillo, diez por ciento Mazuelo, cinco por ciento Garnacha y diez por ciento otras, procedentes del pago “La Victoria”, con viñas con una edad media de treinta y uno años, en suelo arcilloso-calcáreo. En todos y cada agregue se escogen solo una media no superior a dos mil quinientos litros de vino, y se procede a la crianza en diez barricas nuevas de robles ruso y francés (Haute Fûtaie), con una media de unas tres mil botellas por cosecha. Es un vino de color intensísimo, cereza picota madura, conteniendo en su interior un intenso y complejo aroma debido a su noble crianza en barrica nueva de roble francés. Aromas muy elegantes y boca cálida y compleja, con perfección ensamblado en taninos y acidez. Un vino para gozar ahora o bien guardar.