Monólogo

Proseguimos en la D.O.Ca. Rioja, específicamente en la sub-zona de Rioja Alavesa, para presentaros un tinto de Bodegas Solar Viejo de Laguardia, a unos dieciocho km al Nordoeste de Logroño: el tinto cien por ciento Tempranillo Monólogo, Crianza de dos mil once.
La bodega se creó en mil novecientos treinta y siete y su nombre viene de las casas solariegas de la villa medieval de Laguardia, donde se comenzó a realizar el este vino. Leer Más

Como curiosidad, comentar que el pueblo, situado sobre un promontorio, está prácticamente totalmente perforado por las bodegas que cada casa del pueblo tiene. La Bodega consigue las uvas para sus vinos de los viticultores de la zona, con los que sostiene una relación de décadas y generaciones.

La Bodega realiza y comercializa las marcas: Orube, Solar Viejo (joven, crianza y reserva) y Monólogo (Crianza). Todas y cada una de vino tinto con participación predominante de la pluralidad Tempranillo. Sus vinos son frecuentes en múltiples premios de prestigio nacional y también internacional a lo largo de los últimos años, en el país nipón China, Alemania, Inglaterra (Decanter, Bacchus, Mundus Vini, etcétera).

Particularmente, este Monólogo está elaborado cien por ciento con Tempranillo, en una agregue calificada de “Genial”.

No pude localizar mayores detalles sobre su proceso de preparación, a menos que tiene una crianza de doce meses en barricas de roble americano, conforme reza en su etiqueta trasera.

El producto se nos presenta en una botella bordelesa oscurísima, y tiene una moderna y atrayente etiqueta frontal, con las letras blancas y moderna tipografía marca recortada en el borde superior. En ella se expone un parágrafo con una pequeña nota de cata del vino, así como una pequeña explicación del porqué de su nombre, con un símil quizás un tanto apurado. En la parte baja de la etiqueta se mienta la agregue en colorado y por último la D.O. a la que pertenece. Indudablemente el conjunto ofrece una imagen atrayente y moderna. Su imagen, en la estantería de un súper, llama la atención.

La contraetiqueta, por su lado, tiene una estructura afín (blanco sobre fondo negro) y aporta los datos de la bodega, la crianza, el contenido en volumen de la botella de setenta y cinco cl y en alcohol del vino del catorce por ciento .

Visualmente, el Monólogo es de capa baja, bastante transparente, color rubí limpio y refulgente, con lágrimas profusas y de caída veloz.

De intensidad aromatizada media a copa parada, al agitarla la primera cosa que me ofreció fueron aromas frutales dominantes, como de frutos colorados no demasiado maduros, seguido por una notable componente de condimentas dulces y madera fresca, y un fondo como de tabaco y un leve toque final de cacao. En las condimentas dulces podría estar integrada asimismo la vainilla tan común en los vinos avejentados en barricas de roble americano, mas no afirmaría que en un caso así esa componente es tan clara como en otros vinos que he probado con afín proceso de crianza.