Pinord

En el corazón de la DOQ Priorat, a caballo de los términos de Bellmunt i Falset, Pinord realiza sus vinos únicamente con la producción de las dieciocho hectáreas de su finca en propiedad. Mas Blanc es un proyecto que conjuga extensos conocimientos técnicos, tradición familiar, intuición, los pies en el suelo, respeto por la naturaleza, y una forma de hacer y comprender el vino. Leer Más

Es el proyecto de la familia Tetas, cuyo apellido honra raigambre en la región del Penedés pues se forjó en el amor a la viña, el trabajo incesante y la investigación continua; premisas que siempre y en toda circunstancia han compartido los vinos de Bodegas Pinord.

Este nuevo proyecto comenzó en mil novecientos noventa y ocho, cuando la familia Tetas, conocedores de esa cultura vinícola mediterránea sana y rica en contrastes, adquirió una pequeña finca en tierras del Priorat, específicamente entre Falset y Bellmunt del Priorat, con la firme resolución de realizar unos vinos de calidad y producciones limitadas: Mas Blanc. Para desarrollar el término Más Blanc se creó la necesidad de adquirir anteriormente un conocimiento pleno de la naturaleza, el entrecierro, la climatología, el terroir y los viñedos, en el que participaron todos y cada uno de los sentidos de busca, metodología, tradición y también innovación. Ahora, acabado el proyecto inicial, Mas Blanc representa para la familia Tetas el compromiso personal y profesional de aceptar esa larga trayectoria en el planeta del vino con la posibilidad de participar en todo el proceso, desde la viña hasta la presentación del vino, imprimiendo a sus vinos su larga experiencia vitivinícola y su saber hacer.

El día de hoy, Mas Blanc es una realidad que interpreta el reto personal creado por la familia Tetas, donde su innata sensibilidad y su especial visión de futuro hacen que sus vinos participen de esa segrega complicidad entre la ciencia que implica su preparación y el placer que da su degustación.

Historia de la bodega

Mas Blanc está integrada en un rincón idílico, rodeada de viñedos, como un singular edificio de líneas simples y formas arquitectónicas modernas al estilo californiano, plenamente integrada en el paisaje y el subsuelo, con una capacidad de preparación y crianza acorde con la producción exclusiva de sus viñedos. Mas Blanc es una bella finca compacta de diecisiete hectáreas en suelo de “licorella” donde se adecuaron los siete bancales que configuran sus viñedos en torno a la bodega, tal y como si de un enorme anfiteatro se tratase. Se recobró el terreno, se redibujaron habitualmente las vieja terrazas existentes y otras se crearon nuevamente. Se recobraron cuatro hectáreas de viñedo viejo de Garnacha y Cariñena, y se plantaron nuevas cepas, asimismo de Garnacha y Cariñena con portainjertos y clones poco productivos, aparte de las nuevas plantaciones de Cabernet Sauvignon, Syrah y Merlot, todo ello bajo la supervisión y el trabajo incesante del experimentado viticultor Jaume Vallés y el ánima mater del proyecto, Joan Josep Tetas, que desarrolla la parte enológica en la bodega.

La totalidad de los viñedos, incluyendo los más viejos, se cultivan en espaldera conformemente con los más modernos métodos de conducción y exposición foliar, para favorecer y fortalecer las peculiaridades aromatizadas de cada pluralidad. Este sistema deja dar a los racimos más radiación solar, aireación y limpieza, factores que asimismo favorecen la sanidad de la uva y su inmejorable maduración. Además de esto, en los viñedos de Mas Blanc se descarga en todos y cada cosecha una media del treinta por ciento de la uva en la planta, con el objetivo de conseguir una mayor concentración y una máxima calidad del fruto.

Ahora, la visión de estos viñedos es increíble y de una singular belleza salvaje, en los que se lleva cabo su cultivo ecológico integral con toda rigurosidad. En suma, es una forma de actuar que ejemplariza por sí misma la filosofía y el compromiso de calidad de Mas Blanc y sus vinos. Alén de la agricultura ecológica, la biodinámica no solo evita los fertilizantes y tratamientos fitosanitarios químicos, sino salva la sabiduría milenaria del respeto a los ciclos naturales logrando unos productos más sanos y libres de tóxicos que recobran el genuino sabor, aroma y sabores de cada terruño y ecosistema, realizando el producto directo de la tierra con diastasas salvajes y autóctonas. Pinord ha sido la primera empresa de España en lograr en dos mil siete el certificado de Demeter, la Asociación Internacional no lucrativo que garantiza el cumplimiento de las reglas de producción y de preparación de la Agricultura Biodinámica.

Filosofía de trabajo

Tanto la localización de la bodega en la finca como sus instalaciones y sus viñedos no son frutos de la casualidad. La bodega incorpora las técnicas de vinificación más modernas, con soluciones para vinificar las distintas parcelas por variedades y maduraciones, mas todo está concebido para que las uvas lleguen asimismo con velocidad a la bodega, puesto que la vendimia se efectúa manualmente, única fórmula válida en Mas Blanc pues solo realiza vinos de sus cepas. Este es el enorme compromiso de Mas Blanc para integrara en la activa comercial y selectiva que demandan el día de hoy los vinos del Priorato: supervisar todo el proceso desde sus orígenes, y el viñedo es la parte más esencial de todo el proyecto.

Mas más allí en la apuesta por conseguir en el Priorat grandes vinos que unan la mayor calidad posible con toda la autenticidad de la viticultura más tradicional, en Mas Blanc se ha implantado el cultivo ecológico, con utilización exclusiva y regulada de productos naturales, eludiendo el empleo de productos químicos como herbicidas o bien insecticidas. Y, aparte de las prácticas ecológicas, y siguiendo la filosofía de sostenibilidad que predica dejar nuestra tierra y nuestro entrecierro mejor de lo que lo hemos encontrado, Pinord ha apostado de manera decidida por adoptar en Mas Blanc las técnicas de Agricultura Biodinámica.

Y en la bodega, cintas transportadoras y despalilladoras regulables que dejan una supervisión directa y manual de la vendimia. Prensas de presión variable, para lograr mosto con exactamente el mismo efecto que en las viejas prensas de madera mas con mucho mayor control. Depósitos de fermentación de dimensiones reducidas para poder vinificar separadamente cada pluralidad con fermentación diferida y a temperatura controlada.

Un departamento de análisis y de control de calidad de primerísimo nivel, y una nave de crianza y afinamiento integrada en la tierra aprovechando los desequilibres naturales del terreno, en la que se alinean trescientos barricas de roble francés, terminan de conformar una bodega moderna y también integrada en el paisaje.

Los vinos de Mas Blanc

Te mostramos ahora la lista de los vinos elaborados por la bodega Pinord:

+7 de Mas Blanc se realiza con Cabernet Sauvignon, Garnacha y Syrah, y recibe una crianza de doce meses en barricas de roble francés. En nariz resalta su paso por roble, mezclado con aromas frutales que le proporcionan una enorme finura y dificultad. En boca es pleno y complejo, suave y equilibrado al paladar, donde prevalecen las frutas rojas sutilmente ahumadas.

Clos del Músic se realiza con Cabernet Sauvignon, Cariñena, Garnacha, Merlot y Syrah. La uva es cosechada a mano pasando por la mesa de selección, eligiendo los mejores granos. Ahora, se macera en frío en los pequeños depósitos prefermentativos a lo largo de 3 días. La fermentación dura dieciocho días y después se pasa a barricas de roble francés a lo largo de catorce meses. Es un vino de una enorme intensidad aromatizada, con notas de mineralizad, como la fruta roja, como las bayas del bosque y las moras, al lado de notas de barrica, ahumados y torrados. En boca muestra mucho carácter, con cuerpo, intenso y profundo, con notas de fruta que se mezclan con las de la crianza en barrica.

Clos del Pero se realiza con Cabernet Sauvignon, Cariñena y Garnacha, con una crianza de seis meses en barricas de roble francés. Posse un aroma intenso a fruta madura con ligeros toques minerales y condimentados. En boca resaltan los gustos de frutas, en buen equilibrio con el cuerpo del vino, con una enorme concentración de taninos suaves que le trasfieren un agradable paso de boca.

Anfiteatre se realiza con Cabernet Sauvignon, Garnacha y Syrah, y recibe una crianza de doce meses en barrica de roble francés. En nariz resalta su paso por roble, mezclado con aromas frutales que le proporcionan una enorme finura y dificultad. En boca es pleno y complejo, suave y equilibrado al paladar, donde prevalecen las frutas rojas tenuemente ahumadas.

Blacons se realiza con Cabernet Sauvignon, Cariñena, Garnacha y Merlot. Las variedades fermentan en pequeños depósitos a lo largo de veintiuno días, se efectúa el coupage, y se pasa a las barricas de roble francés en las que continúan catorce meses con sus pertinentes trasiegos. Tiene un aroma potente, indica primeramente su estancia en barrica, para dar sitio después a aromas de frutas maduras y agradables, como matices condimentados. Conforme se oxigena, deja aparecer su frutosidad melosa. En boca es pleno y robusto, con taninos persistentes y toques afrutados silvestres.