Pintia

En los años 1995, 1996 Vega Sicília empezó a meditar en una nueva bodega y en los lugares de España donde podían crearla. Castilla y León tiene un enorme río, el Duero, punto de encuentro de sus 2 bodegas ya existentes, Vega Sicília y Alion y que acaba en otra gran zona vitivinícola, oporto. Leer Más

No lejísimos de Vega sicília a cien km y sobre exactamente el mismo río Duero esta toro. Conocida zona productora de vinos desde hace siglos y con gran prestigio en grandes temporadas de su vida. Creyeron que podía ser un reto desarrollar un proyecto allá, una zona no muy de tendencia en aquellos años mas de una enorme potencial. En los años mil novecientos noventa y siete, mil novecientos noventa y ocho, mil novecientos noventa y nueve y dos mil adquirieron todo el viñedo viejo, que tiene entre veinticinco y cincuenta años, y el resto hasta llenar las ciento seis hectáreas de viña que ahora hay en explotación y suficiente para en unos cinco años pero autoabastecerse. A lo largo de esos cuatro años hicieron experiencias de preparación para intentar ver como era el potencial de los vinos de toro. Y vieron que era un estilo de vino donde lo pero esencial , en su opinión era preservar la fruta de la uva, de forma que todo el proceso de preparación y crianza del vino esta enfocado a conservar la fruta y al tiempo intentar lograr lo pero muy elegante posible en una zona parca como toro. Con la finalización de las obras en Bodegas Pintia queda constituida la cuarta pieza maestra llevada a cabo por la familia Alvarez. Bodegas punteras en su campo, concebidas para hacer el mejor vino posible, diseñadas con funcionalidad donde la limpieza es la primera máxima a respetar. Las más modernas instalaciones, los mejores materiales con una alta rotación de exactamente los mismos, un viñedo muy cuidado, buenos profesionales y una política eficiente… son ciertas claves del triunfo de Pintia.