Ramón Bilbao Crianza

Ramón Bilbao ofrece ese perfil de análisis capaz de traducirse en positivo siempre que se alcance a ver el planteamiento de las razones básicas que han operado como desencadenantes de su mantenimiento y éxito a lo largo de más de ochenta años. Desde ese momento, está bodega semeja perenne en el tiempo, Leer Más

mas su carácter inquieto y renovador de sus vinos siempre y en todo momento se ha compaginado con perfección con respeto por la tradición mas con la tecnología más renovadora.

Ramón Bilbao es una de las bodegas que pertenece al Conjunto Zamora. La historia de Conjunto Zamora está completamente unida a la de Licor cuarenta y tres, creado a principios de siglo en Cartagena, sobre la base de una fórmula y tradición milenaria de licores. En mil novecientos cuarenta y cinco, los 3 hermanos Diego Zamora, Angel y Josefina y su marido Emilio Restoy, se unieron para crear una compañía con el objetivo de realizar y comercializar Licor cuarenta y tres, en un inicio a nivel nacional y, más tarde, en el planeta. Desde los setenta, se comenzó un proceso de diversificación con el lanzamiento de ginebras y jugos de frutas internacionalmente, empezando la comercialización en Europa y América. Mas fue en el año mil novecientos noventa y nueve cuando se decide la entrada en el planeta de los vinos, primero con la adquisición de la bodega riojana Ramón Bilbao, y en los años siguientes se adquirió Mar de Frades y se creó la bodega Cruz de Alba en Ribera de Duero. En dos mil diez se concretó la adquisición de Pacharán Zoco, líder absoluto del mercado, y bodegas Palacio de la Vega en Navarra, como la creación de la marca Monte Blanco en Rueda.

Hoy en día, Conjunto Zamora se sostiene como compañía completamente familiar, ya en su tercera generación, y es un conjunto diversificado en el planeta de los licores y los vinos, con presencia en más de sesenta mercados y con un portafolio de marcas con gran potencial de desarrollo.

Historia de la bodega

La andanza de esta simbólica bodega de La Rioja se empieza a fines del siglo XIX, en concreto en mil novecientos veinticuatro, cuando Ramón Bilbao Murga funda su bodega en la rica y próspera localidad vitivinícola de Haro, en el corazón de la Rioja Alta. Primero fue un cosechero avanzado de la zona como otras tantas bodegas, realizando vinos jóvenes y avejentando parte de ellos, siendo uno de los vanguardistas del arte de la crianza. A lo largo de sus primeros años de vida, la bodega contaba con un viñedo de diecinueve hectáreas distribuidas por los ayuntamientos de Labastida, Briones, Ábalos, Treviana y Villalba. Plantadas en vaso en mil novecientos cuarenta, sus viñas cuentan con tan solo dos.950 cepas por hectárea y unos rendimientos de cuatro mil seiscientos kilogramos.

Más tarde, en mil novecientos setenta y dos, la compañía de Ramón Bilbao se convirtió en Sociedad Anónima mas su filosofía prosiguió con la tarea de su creador, intensificándose y perfeccionado el trabajo de la crianza en sus vinos sin perder su carácter familiar. Entonces vendrían consecutivas ampliaciones que hicieron medrar la casa en la medida que lo hicieron la fama de sus vinos y su demanda, hasta el momento en que en el año mil novecientos noventa y nueve se genera un cambio en el accionariado, adquiriendo la compañía un conjunto familiar de Cartagena, Diego Zamora, sociedad anónima No obstante, la clara pretensión del nuevo dueño fue proseguir realizando vinos de calidad respetando siempre y en todo momento la más pura tradición riojana, con lo que puso al frente de la dirección técnica y la gerencia a Rodolfo Bastida, que procedía de Loriñón.

Filosofía de trabajo

Hoy en día Bodegas Ramón Bilbao cuenta con una superficie de cincuenta hectáreas de viñedo propio entre viñas de reciente plantación (trece has en Briones y dos has en Haro) y viñedo de más de treinta años en plena producción, situados en las próximas poblaciones de Ábalos, San Vicente de Sonsierra, Cihuri, Anguciana y Cuzcurrita del Río Tirón, cultivados en diferentes géneros de conducción (vaso o bien espaldera), suelos (cascajoso, arenisco, calcáreo), orientaciones, pendientes, etcétera Todo ello dirigido a enriquecer de forma notable la diversidad y la dificultad de sus actuales vinos. Sin embargo, desde hace muchos años Ramón Bilbao sostiene asimismo contratos de suministro de uva con viticultores de la zona, cuyos viñedos asesora y controla personalmente en todos y cada uno de los procesos de cultivo, producción y vendimia.

Por otra parte, la bodega dispone de la más moderna tecnología para realizar vinos, aun últimamente ha incorporado múltiples depósitos de hormigón y ánforas de arcilla hechas a la medida para realizar ciertos de sus vinos más cosmopolitas. Su nave de barricas cobija unas siete mil quinientos unidades, con robles de los mejores bosques de U.S.A. (Missouri y Virginia) y de Francia (Allier), y niveles diferentes de torrado.

En el respeto máximo a la tradición, Ramón Bilbao está a la última en control de calidad, y de este modo lo acredita la certificación de calidad ISO nueve mil dos que consiguió en mil novecientos noventa y cinco, y la certificación medioambiental ISO14001 y también mil novecientos noventa y nueve, siendo la primera bodega en de la DOCa Rioja y en España en haberla logrado para la producción de vinos sosegados.

Los vinos de Ramón Bilbao

Ahora te ofrecemos los vinos elaborados por la bodega Ramon Bilbao:

Ramón Bilbao Rosado se realiza cien por ciento con Garnacha, y recobra un vino tradicional de esta zona habituada a los pálidos tonos del rosado y al poder de la sutileza. En nariz aporta notas de fruta fresca, recuerdo de limón de Amalfi, flores recién cortadas, cesta de cerezas. En boca presenta sensación ligera, es fresco en su recorrido, con final sedoso y con recuerdo de guindas.

Lalomba Rosée es su última creación. Se realiza con un noventa por ciento Garnacha y diez por ciento Viura y el mosto se consigue a través de el procedimiento de sangrado tradicional por gravedad, sin prensado automático. El desempeño es de un cuarenta por ciento más o menos. Una vez completada la fermentación, el vino es trasegado para una siguiente maceración con las lías finas por espacio de un mes más o menos. Tiene un color suave rosáceo tono salmón. Aromas florales y sutiles se marchan definiendo en la nariz hasta componer una paleta de frutas rojas frescas, rosas y guindas. En boca es entra ligero y jugoso expresando nuevamente su conjunto de flores y frutas con toques frágiles de cítricos que armonizan en un final mantecoso y redondo.

Ramón Bilbao Crianza es uno de los tintos más tradicionales de la bodega. Está elaborado cien por ciento con uvas de Tempranillo y tiene una crianza de catorce meses en barricas de roble americano. Es un vino fino, muy elegante, directo y sin dificultades, diligente de tomar, donde la fruta se funde bien con los matices torrados y condimentados de su crianza.

Ramón Bilbao Reserva está elaborado con noventa por ciento Tempranillo Riojano, diez por ciento Mazuelo y Graciano, y corresponde a un patrón tradicional, avejentado en roble americano a lo largo de veinte meses. Desde hace unos años, su integración extra de fruta, por su intensa maceración, lo sitúa entre los vinos de corte más moderno en la DOCa Rioja.

Ramón Bilbao Gran Reserva se realiza con noventa por ciento Tempranillo, cinco por ciento Graciano y cinco por ciento Mazuelo, provenientes de viñas viejas de sesenta a sesenta y cinco años. Tras la selección de las mejoras uvas, el vino fermentó a temperatura controlada y continuó a lo largo de treinta meses en barricas de roble americano. Tras el embotellado estuvo otros treinta y seis meses en el botellero subterráneo en conjunto quietud y obscuridad.

Ramón Bilbao Reserva Original representa una vuelta a las raíces de esta bodega, a sus principios, cuando arrancaba un sueño el día de hoy hecho realidad, tras años de trabajo, dedicación y empeño. Un sueño que se transmite en este vino, marcando una nueva página en la historia del bloc de notas de bitácora de Ramón Bilbao y forjando su personalidad única. Ramón Bilbao Reserva Original es un vino que rompe los esquemas de una categoría como reserva, usando cien por ciento Tempranillo proveniente de 2 viñedos a seiscientos cincuenta metros de altitud en Villalba (La Rioja), cerca de las zonas límites de cultivo en las laderas de Sierra Cantabria. Un entorno único, con una herencia vitivinícola que combina conocimiento y tradición con una zona que ofrece un paisaje de viñas viejas ideales para realizar vinos con gran destreza de envejecimiento. Efectúa la fermentación maloláctica en barrica y sigue una crianza de veinte meses en barrica de usar y tirar de roble francés de doscientos veinticinco l. La producción limitada cambiará de año en año en dependencia de la cosecha, tratándose de un vino de finca, mas jamás superará las cincuenta.000. Nariz compleja y fragante gama de aromas con recuerdo de moras, regaliz y notas en el fondo de clavo y grafito. En boca es vivo y envolvente con sensaciones de ciruelas, balsámicas y minerales que se funden en un sabroso y persistente final muy redondo.

Ramón Bilbao Edición Limitada es un tinto varietal cien por ciento de Tempranillo, y como su nombre señala es siempre y en todo momento un vino de producción limitada pues procede de una selección de quinientos noventa y ocho barricas (ciento dos de roble americano de Virginia y cuatrocientos noventa y seis de roble francés de Allier) con una crianza de quince meses. Es un vino de corte moderno, bien expresivo, que alardea de una construcción desarrollada en un frutosidad melosa y rica.

Ramón Bilbao Viñedos de Altura está elaborado con cincuenta por ciento Tempranillo y cincuenta por ciento Garnacha cultivadas en exactamente la misma altitud. La crianza se extendió a lo largo de quince meses en doscientos cuarenta barricas, lo que da siempre y en todo momento como resultado al final un vino de producción limitadísima. Es un vino que busca la elegancia, la fruta y la dificultad de los viñedos más extremos.

Mirto es la última aportación de Ramón Bilbao a su compilación de los vinos riojanos más modernos. Se trata de un tinto elaborado cien por ciento con uvas de Tempranillo provenientes de una selección de los viñedos más viejos con una edad media superior a los setenta años. Su crianza se ha desarrollado a lo largo de veinticuatro meses en barricas nuevas de roble francés de Allier, y su producción es limitada. Es un tinto de aroma limpio, con notas que recuerdan la confitura de ciruela negra al lado de balsámicos de cedro y tabaco sobre un fondo de incienso y humo. Paladar extenso, con cuerpo y sustancioso, buena textura frutal, con final consistente y rico.