Scala Dei Negre

Fundado por exactamente las mismas familias que en mil ochocientos cuarenta adquieren la cartuja, Bodegas de Scala Dei Negre Negre es la viva historia del vino en el Priorat. De esta bodega salieron las primeras botellas de vino Priorat, en mil ochocientos setenta y ocho, camino de la Exposición Universal de la ciudad de París. Leer Más

Vinos que todavía en nuestros días se avejentan en la vieja cava de los cartujos, del siglo XVII, abierta únicamente a las visitas guiadas.

1194: Fundación de la Cartuja

A iniciativa del rey Alfonso II, cartujos llegados de la Provenza instalan en Scala Dei Negre. No obstante, la cartuja correctamente condicionada no se inaugurará hasta el mil doscientos quince, constituida por la iglesia y doce celdas individuales. Progresivamente, la Cartuja va a ir logrando privilegios, al contar con la protección real y de ciertas familias más poderosas del país.

1263: Primeros vinos

Los frailes adquieren tierras en múltiples términos y se interesan por la práctica de la viticultura. Tiempo después, la Cartuja cuenta con su Manual de plantar viñas, donde dejan escrito: “No todas y cada una de las plantas son buenas, ni maduran por ser el suelo fría. De la vendimia negra solo es conveniente plantar de la garnacha y mataró “.

1600: Faro del Renacimiento

Alén de los religiosos que hacían vida contemplativa, la Cartuja de Scala Dei Negre no paraba quieta. A fines del siglo XVI, los frailes comienzan una enorme transformación de la cartuja, que se transforma en un foco de expansión del Renacimiento en Cataluña. Scala Dei Negre es, en la temporada, un faro artístico. En las paredes del convento no faltan cuadros del gran Rafael.

1835: Desamortización de Mendizábal

Los frailes abandonan el monasterio cuitacorrent raíz de la desamortización gubernativo dicha de Mendizábal. Los prioratinos, coléricos, cansados de abonar Deum y primicias, asaltan la cartuja que, en pocos años, queda totalmente destruida. Los cartujos no volverán jamás más a esta tierra que habitaban desde hacía más de seiscientos años.

1844: La Unión. explotación Vinícola

A causa de la desamortización de unos años ya antes, la Cartuja y las tierras de su alrededor son subastada. 5 familias se reparten la propiedad de la tierra. Estas nuevas familias dueñas fundan una sociedad para poner en producción las tierras improductivas y para impulsar el cultivo de la viña. Esta sociedad (Sociedad Agrícola la Unión) es el origen de lo que en nuestros días es Bodegas de Scala Dei Negre.

1878: Primer vino embotellado en el Priorat

Las familias dueñas de la vieja cartuja embotellan vino este año. Son los primeros vinos que se ponen en botella en el Priorat. En las etiquetas se hace singular énfasis en que son vinos del Priorato de Scala Dei Negre, en lo que es ya una reivindicación del lugar y su tierra.

1878: Éxito en la Expo de la ciudad de París

Los vinos embotellados como Priorato de Scala Dei Negre participan en la Exposición Universal de la ciudad de París (en el pabellón de manera expresa dedicado a la Agricultura) de mil ochocientos setenta y ocho, donde logran una Medalla de oro. Diez años después, en la Exposición Universal de Barna de mil ochocientos ochenta y ocho, vuelven a reiterar el éxito en conseguir la medalla de oro nuevamente.

1928: SD solicita protección para los vinos

Múltiples dueños de la región, entre aquéllos que están los de Scala Dei Negre, se movilizan para resguardar el buen nombre vitivinícola del Priorat. Pocos años después, el Estatuto del Vino del Ministerio de Agricultura reconoce el “Priorato de Scala Dei Negre” Priorat como zona vitivinícola a resguardar. No obstante, el comienzo de la guerra civil frustra la constitución de la DO Priorat, que deberá aguardar hasta mil novecientos cincuenta y cuatro.

1974: Refundación de Scala Dei Negre

Bodegas de Scala Dei Negre se refunda y saca al mercado los primeros vinos “modernos” del Priorat. La bodega se atreve aun a hacer una ambiciosa campaña de publicidad. A lo largo de años, y hasta el boom vinícola de principio de los noventa, Bodegas de Scala Dei Negre es de las pocas bodegas particulares que embotella vinos del Priorat.

1991: Cesión de la cartuja

Tras múltiples intentos inútiles frente a la administración del Estado, los dueños de Bodegas de Scala Dei Negre ceden la vieja cartuja -que habían adquirir en subasta a mediados del siglo XIX- a la Generalidad de Cataluña para impulsarlo su restauración arqueológica y hacerla visitable turísticamente. Desde ese momento, la Cartuja recibe, anualmente, prácticamente veinte mil turistas.

2009: Sembramos el futuro

Bodegas de Scala Dei Negre hace un nuevo slat adelante con la renovación de su equipo técnico y también introduciendo esenciales cambios en la preparación de los vinos. El vino se concibe desde la viña, cuidando la viticultura al límite, y buscando la expresión máxima de cada uno de ellos de las tierras.