Viñas Del Vero

Viñas del Vero debe su nombre a un río de la región del Somontano, el río Vero, conocido por sus acantilado, gargantas y cañones. La bodega de Viñas del Vero se establece en Somontano a fines de mil novecientos ochenta y seis con la adquisición de quinientos cincuenta hectáreas de terreno en Barbastro y otras poblaciones próximas. Leer Más

En 1987 empiezan a replantarse los terrenos con viñedos de las variedades tradicionales de la zona (Tempranillo, Moristel, Garnacha y Macabeo), al lado de otros de diferentes procedencias (Chardonnay, Gewürztraminer, Cabernet Sauvignon, Merlot y Pinot Noir)
Los primeros vinos de la bodega aparecen en el mercado en la primavera de mil novecientos noventa y son elaborados en una bodega experimental de Salas Bajas. En mil novecientos ochenta y siete, la compañía adquiere la finca “San Marcos” para la construcción de la nueva bodega, que se inaugura en el mes de julio de mil novecientos noventa y tres. En ella, se desarrolla todo el proceso de preparación de los Viñas del Vero, desde la selección de la vendimia hasta la crianza y el embotellado. En dos mil ocho, Viñas del Vero entra a ser parte de la Familia de Vinos González Byass.
Hoy día, Viñas de Vero es la primera bodega de la denominación de Somontano por su volumen y calidad de producción. La compañía cuenta una de las mayores superficies de viñedo propio de España, y es una de las bodegas de referencia tanto por su tecnología como por el estilo de sus vinos.

Tecnología

Esta nueva bodega está pertrechada con la más moderna tecnología vinícola, que respeta el proceso natural de preparación y asegura un perfecto control de las condiciones ambientales y de higiene. Viñas del Vero fue una de las primeras bodegas de España en conseguir la Certificación de Calidad basada en la Regla Internacional UNE-EN-ISO nueve mil dos.
La característica más resaltable es su predisposición en vertical, con un desnivel de más de doce metros. Las uvas vendimiadas llegan a nuestra bodega por su lado más alta, donde se escogen. Desde entonces, la fuerza de la gravedad, el adecuado seguimiento de cada instante del proceso y, por qué razón no reconocerlo, la dosis de “magia” que siempre y en toda circunstancia acompaña a la creación de los grandes vinos son nuestros primordiales aliados. Viñas del Vero no usa bombas ni otros procedimientos mecánicos que podrían resultar beligerantes para el trasiego de uvas y mostos.

Calidad

Viñas del Vero cuida la producción hasta el mínimo detalle. Su carácter de bodega joven le ha tolerado establecer las bases precisas a fin de que el producto final alcance una muy, muy alta calidad: los cuidados viñedos, la maduración del fruto, la optimización de la vendimia, la selección de las barricas para la crianza, el diseño de las etiquetas, su presentación en el mercado y la atención al usuario-consumidor en todo instante.
Los enólogos de la bodega unen a su profundo conocimiento y experiencia su esfuerzo y cuidado en todos y cada uno de los procesos de preparación del vino. Esta preocupación por cada detalle del proceso de producción es uno de los signos propios de la bodega.
El proceso se amolda en todos y cada caso a las peculiaridades especiales de cada pluralidad. El resultado es la obtención de unos vinos sorprendentes, diferentes y de gusto moderno, conforme con las tendencias que demanda el consumidor actual.

Los viñedos

Viñas del Vero cuenta con uno de los mayores viñedos de España con una superficie en propiedad de quinientos quince has, y otras quinientos has auxiliares de viñedo controlado de distribuidores estables. En estos viñedos cultivamos catorce variedades diferentes, 8 de ellas tintas y 6 blancas, que se hallan distribuidas en torno a ciento veinticinco fincas distinguidas y zonificadas. Todos se identifican por una notable diversidad en lo tocante al suelo, altitud, y condiciones climáticas. Sus suelos son, por lo general, pobres, de monte, donde siempre y en todo momento ha estado la parra de calidad. En su mayor parte son pedregosos y ricos en caliza, si bien en ciertos casos se hallan sobre yesos del terciario; en otros, sobre terrazas cuaternarias del Río Vero o bien Cinca; y en otros, sobre rocas areniscas perturbadas. La mayor parte de estos viñedos están orientados al sur y prácticamente siempre y en todo momento en pendiente, pronunciada en ciertas ocasiones. En lo que se refiere a la climatología, resalta por sus veranos cortos y secos, y también inviernos largos y fríos; con precipitaciones bien distribuidas a lo largo del año, mas más altas en primavera y otoño. Con salvedades en el Val de Secastilla, zona norte y de altitud, donde la flora autóctona ya marca un tiempo matizado cara el tiempo de montaña, y donde el viñedo expresa otros matices, forzado por el nuevo ambiente climático.